Lecciones de un juego

Todo parece indicar que Microsoft Corporation está saliendo del entramado judicial en que lo metieron sus ganas de quedarse con toda la industria de la computación existente y que aunque el proceso demorará un poco en tanto se logran los acuerdos necesarios, al final, ese capítulo quedará sellado.

Ver esos acuerdos de abogados firmándose, me motivó a pensar qué otros compromisos sería interesante ver en la mesa ya listos para ponerse en marcha y, por fin, conseguir que lo mejor de todos los mundos, nos llegara, por fin, a nuestras manos.

En la música me gustaba Napster y la idea de que todo el mundo pudiera compartir canciones, aunque eso fuera claramente en contra de la protección a la propiedad intelectual de músicos y compositores, para no hablar de las finanzas de las compañías que sacan los discos a la calle. Pues me encantaría un acuerdo que le permitiera seguir funcionando de la misma manera que antes, aunque con una variación: que los usuarios asumiéramos lo que siempre sabíamos, es decir, que la música gratis no existe. Al menos, no para siempre.

En los videos me gusta mucho el formato DVD, aunque creo que es una injusticia que se haya dividido al mundo en zonas, que impiden que los discos de una no puedan usarse en aparatos destinados a otras zonas. Eso lleva a que producciones importantes de la Zona 1 (Estados Unidos y Canadá), simplemente no salgan en las restantes (como la Zona 4, Latinoamérica) porque no hay “masa crítica” que pueda financiar esos lanzamientos. Por eso, el acuerdo que me encantaría ver, sería el que termina con las zonas ya que hasta ahora sólo han servido para inventar trampas que permitan saltarnos ese esquema.

En cuanto a sistemas operativo, creo que el de Macintosh siempre ha ido bastante adelante respecto del de Windows, mientras que Linux les ha dado lecciones a ambos de cómo sacarle provecho a un computador antiguo, ya que con mínimos recursos entrega enormes beneficios. Sin contar con el hecho de que es gratis, aunque para la mayoría eso no es importante, ya que Linux será gratis pero hay que saber mucho como para usarlo sin problemas. Así que allí ya hay un precio. Pero mi punto, es que me encantaría un acuerdo que nos llevara a que los sistemas operativos pudieran compartir algo básico: rápidos para partir; simples para usar; baratos al comprar.

Y, para terminar, me gustaría un acuerdo que hiciera que la Internet fuera más efectiva. Sé que en la red hay muchas cosas que me sirven, pero no sé donde están y, peor aún, a veces ni sé que algo que existe podría ser de gran beneficio, ya que no tengo idea de su existencia. Me encantaría entonces un súper acuerdo entre usuarios, fabricantes e inventores-de-productos que le permitiera a la red conocerme para ofrecerme lo que necesito. Pagaría por eso.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*