Un diario británico mostró las cifras y la información dio la vuelta al mundo -en menos de lo que se llega a Inglaterra- por Internet: Microsoft había reconocido que Windows le brinda un margen de beneficios de un 85%.

Es decir, por cada dólar vendido, 85 centavos son de utilidad. De allí que, haciendo los números, se llegó al dato clave: Windows le generó ganancias a Microsoft por 2.482 millones de dólares sobre una cifra de negocios de 2.892 millones de dólares en el curso del trimestre que cerró el 30 de septiembre pasado.

Y los números son oficiales, tanto así, que corresponden a los mismos que la compañía presentó ante el organismo oficial, según la página 9 de un documento enviado a la Security and Exchange Comission (SEC), entidad encargada de vigilar la corrección de los mercados de acciones en Estados Unidos.

Lo que el artículo apuntó, fue que sólo en el área relacionada con software (Windows, Office y otros similares) se producían esas ganancias, puesto que en los otros mercados en los que Microsoft intervenía, todos mostraban pérdidas.

La respuesta de Microsoft llegó rápida y certera. Tanto el propio Bill Gates, como las unidades de relaciones públicas de la empresa en todo el mundo, incluyendo Chile, reaccionaron rápido. Su argumento central fue que la compañía no se puede ver por partes, ya que si bien se dividía en siete áreas para efectos de manejar la información para los inversionistas, en realidad \”los siete segmentos no son negocios independientes. Somos una sola compañía, y debemos mantenernos altamente integrados para ser exitosos\”.

Gates por su parte planteó en entrevista con \”Financial Times\” que \”de los negocios en los que estamos invirtiendo, [las pérdidas son] todas muy intencionales. No es que pensemos que deberíamos estar haciendo dinero en Xbox en este momento. O en Soluciones de Negocios o en móviles o en MSN\”.Y eso tiene que ver con mirar en la otra cara de la medalla de Microsoft.

Sí, porque por un lado se puede pensar que las grandes ganancias de esa empresa tienen que ver con el hecho de que sea un monopolio. Pero también se debe considerar otro dato entregado por el propio diario inglés. Microsoft está invirtiendo anualmente 5 mil 200 millones de dólares en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías.

Para ponerlo en perspectiva, eso es un tercio del presupuesto nacional anunciado por el Gobierno de Chile para el año 2003. Y por ello, es necesario ver que en todas las áreas en las que participa la empresa, habrá desarrollo de nuevas aplicaciones.Por lo mismo es que el mercado estará atento en los meses que vienen frente al sistema Xbox Live que permite jugar por Internet, la nueva versión del portal MSN, la aparición del Tablet PC, las nuevas versiones de Office y de su plataforma .Net… y por último, la nueva versión de Windows que lleva el nombre de código \”Longhorn\” y que debería aparecer en el 2004.

Asimismo, como parte de su trabajo, deberá atender la \”amenaza\” que para Microsoft significa el movimiento \”Open Source\” bajo el cual se desarrollan sistemas operativos gratuitos, como Linux. De hecho, en los documentos entregados a la SEC a los que aludí antes en esta columna, se reconoce que \”la popularización del movimiento Open Source continúa generando un desafío significativo para el modelo de negocios de la compañía, incluyendo los recientes esfuerzos de integrantes de ese modelo para convencer a gobiernos en todo el mundo, para obligar al uso de su software en la compra y desarrollo de nuevos productos\”. Agrega que si ese movimiento prospera, \”la compañía podría tener que reducir los precios que cobra por sus productos y los márgenes de ingresos y de operación podrían declinar\”.

Es decir, por un lado de la medalla, vemos que Microsoft gana, y mucho. Y, por el otro, vemos que gasta… bastante. Y que más aún, tiene estas amenazas sobre su cabeza. Como para no desear ser el arquitecto tras esa construcción que ha levantado Microsoft a lo largo de los años. Ni menos intentar ser el hombre más rico del mundo, puesto que Gates, gracias a sus productos, ha logrado mantener.

¿Quieres saber más?

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*