¿Qué tamaño puede llegar a tener una empresa? Si hay condiciones de competencia y se trata de un área sin mayores novedades tecnológicas, lo más probable es que la respuesta sea, el tamaño que sus clientes y competidores le permitan tener. Ni más grande ni más chica que eso.

En el caso de Microsoft, por su actuación como monopolio en ciertas áreas, la justicia se encargó de poner los límites, así que podríamos decir que en su caso, casi todo parte de cero. Aunque no necesariamente, porque como sabemos y Windows mediante, la compañía de Bill Gates tiene ya afianzada su supremacía en ciertas áreas, como son los escritorios y la computación personal.

Pero, y allí está lo interesante, con eso no se acaba todo lo que ofrece el mundo del software. Tras reconocer el tamaño de Microsoft debemos ver quiénes están en sus fronteras para entender hacia dónde se irá moviendo esta industria en los años que vienen.

Microsoft en este sentido se comporta muy parecido al Imperio Romano. Tiene su César (adivinen quién…), y ahora, gracias a la justicia, su Pax Romana. La historia cuenta que ésta era una ley que el imperio establecía en todos los territorios que conquistaba, mediante la cual imponía deberes y derechos. Es decir, un grupo de normas que le ponía límites a los propios romanos conquistadores. O sea, lo mismo que hizo la justicia a Microsoft, para definir cómo debe estar integrado el sistema operativo Windows respecto de las demás aplicaciones de software, en los computadores personales.

No obstante este dictamen judicial, en torno a los PCs de todo el mundo, hay una serie de aplicaciones y sistemas que buscan oportunidades. Y son éstas las que están definiendo cuáles son las nuevas fronteras de esta compañía mundial y que al mismo tiempo, están mostrando que contra Microsoft se puede competir y ganar.

Por ejemplo, donde los computadores se transforman en servidores de archivos y aplicaciones, las diferentes versiones de Linux se están apoderando del mercado para reemplazar a Windows en ámbitos corporativos y de Internet.

En la otra frontera, donde los computadores se transforman en asistentes personales (PDAs), está Palm con su 60,3% del mercado de sistemas operativos para estos aparatos, lo cual le ha permitido pelear sin problemas con Windows CE y las diferentes versiones de Pocket PC.

En la frontera de los celulares, donde se juntan los computadores de mano con los teléfonos móviles, Windows también quiere estar presente. Pero allí ya está caminando hace bastante tiempo la iniciativa de Symbian, que fue generada por los principales fabricantes de estos aparatos. Es decir, cuenta con el apoyo de Ericsson, Nokia, Matsushita (Panasonic), Motorola, Psion, Siemens y Sony Ericsson. Todos los importantes. Allí Windows no tendrá mucho que hacer.

En la frontera de los juegos, Microsoft está enviando sus mejores piezas a pelear contra un mercado consolidado. XBox está lidiando en un área donde Nintendo y Sony han sabido ganarse el respaldo de un público ávido por la tecnología, con productos que avanzan año tras año y ofrecen estabilidad y diversión asegurada.

En la frontera de Internet, en Estados Unidos está America On Line que se ha parado frente a MSN, la empresa de Microsoft en esta área, y ha sabido enfrentar sin problemas sus iniciativas orientadas a avanzar en dicho mercado.

¿Qué es lo que va a pasar entonces en cada una de estas áreas? La historia dice que el Imperio Romano se vino al suelo cuando desde el centro de poder, sus líderes no fueron capaces de mantener los ideales de la conquista inicial. Cuando no tuvieron más “intenciones” de seguir conquistando y se conformaron con lo que habían alcanzado, dedicándose sólo a administrar su riqueza.

Microsoft en eso ha mostrado mucho más inteligencia, cambiando a sus líderes, renovando su foco para mantenerse a la conquista siempre e invirtiendo para contar con nuevas tecnologías que mantengan las preferencias de sus clientes. Y tendrá que seguir haciéndolo porque sus fronteras ya están establecidas por otros que están tan ansiosos como ellos por conseguir más mercado.

¿Conquistará más mercados Microsoft? ¿Crecerán sus oponentes? Como se ve, estamos ante un ciclo histórico, aunque esta vez las fronteras podrían marcarse de manera distinta.

¿Quieres saber más?

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*