Hacía mucho tiempo que no se veían innovaciones reales en el campo de la entrega de noticias. Pero es un hecho que el último año ha sido especialmente atractivo en esta área, con un par de innovaciones que nos hablan de un futuro atractivo.

Probablemente lo último que se había visto en este tema había sido Ananova, un robot que lee noticias a través de Internet; pero después, había sido más de lo mismo durante varios meses.

Hasta que en este 2003 aparecieron dos tecnologías muy interesantes que personalmente me tienen informándome de una manera diferente… y eso sí que es novedoso.

Lo primero es lo que hizo Google con su sistema de noticias, que ya estaba activo en inglés y que ahora se genera en español. Para quienes no lo conocen, se trata de un software que todos los días y a cada momento, revisa 700 sitios de noticias en Internet en idioma español (en este caso) y genera una página en la que incorpora las notas más importantes. La forma de hacer ese ranking, consiste en ver cuáles son las destacadas de cada uno de los 700; con ese dato, decide qué va más arriba y más abajo en la portada que arma.

La gracia que tiene el sistema es que, tal como indica al pie de la página que construye, “la selección y la colocación de artículos en esta página se han determinado automáticamente por un programa de ordenador”. Es decir, no hay manos humanas tomando decisiones, sino que un computador está reciclando lo que los editores y periodistas generaron en varios centenares de medios de comunicación en Internet, en forma previa.

Ahora, esta “magia” de Google no se termina allí, porque tiene una extensión. Se trata de que uno puede suscribirse a un sistema búsquedas de noticias (hasta el momento sólo en inglés), que envía los resultados por correo electrónico. Por ejemplo, en mi caso estoy suscrito a la búsqueda “Santiago, Chile”; cada día me llega un correo de Google con las noticias que ha recuperado desde diferentes fuentes en el mundo, que incluyen esas palabras.

De esa manera me he podido dar cuenta de noticias que acá en Chile no se publican, pero que tienen origen en el país; o bien, darme cuenta de chilenos que están haciendo cosas por el mundo y que acá no tienen la repercusión que les corresponde.

La otra novedad en las tecnologías para entregar la información, se refiere al sistema RSS. Aunque ya tiene un buen tiempo en el aire, ha sido durante este año que ha adquirido su mayor fuerza, especialmente a través de los weblogs.

Como explicaba Rodrigo Guaquil en una reciente columna en Mouse, “la sigla no aporta mucho e incluso en inglés se dan dos posibles significados: “Really Simple Syndication” o “RDF Site Summary””, agregando que “RSS es básicamente una forma de distribución de contenidos en un formato estándar”.

Se trata de un sistema que consta de dos partes. Por un lado está el emisor que genera el RSS. Es decir, un sitio web o weblog toma el contenido que publica habitualmente y lo convierte al estándar RSS, gracias a lo cual todos sus elementos quedan “normalizados” de acuerdo a cierta forma de destacar títulos y textos.

Una vez que eso existe, viene la segunda parte. Consiste en que un interesado en el contenido utiliza un programa que “lee” RSS y que recupera ese contenido para mostrarlo en una sola pantalla. Es decir, si me interesan los contenidos de deportes, puedo “suscribirme” a los contenidos RSS de varios sitios. De esa manera, cada mañana que me conecte a mi programa que lee ese formato, tendré los títulos de todos los sitios que me interesan, en una sola pantalla.

Como se ve en estos dos ejemplos de Google y RSS, estamos frente a nuevas maneras de acceder a las noticias y de estar informados, en que los programas computacionales cumplen un papel muy interesante, dejando la nueva información ante nuestros ojos, prácticamente sin esfuerzo de nuestra parte.

Es un interesante adelanto del futuro, que ya podemos disfrutar.

¿Quieres saber más?

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*