El comienzo de año ha estado movido para los buscadores de Internet. Dos de sus líderes están dando que hablar por sus movimientos comerciales y, también, por sus mejoradas capacidades tecnológicas.

Google anunció que ya había alcanzado la cantidad de 6 mil millones de “elementos de información” incluidos en su índice, entre los que se encuentran páginas web, imágenes y comentarios en grupos de anuncios. Por su parte, Yahoo! adelantó que utilizará su propio sistema de búsqueda, terminando un acuerdo de cuatro años con Google, que le daba ese servicio.

Otras noticias incluyeron la apertura de Google a la bolsa, en la que podría alcanzar un valor superior a los 10 mil millones de dólares; el anuncio de que Yahoo! incorporará un sistema de enlaces pagados a su directorio; que AskJeeves dejará de utilizar anuncios pagados en sus listados y que Microsoft está trabajando en su propia tecnología de búsqueda, luego que Yahoo! comprara Inktomi en 2003, que es la tecnología que búsqueda que utiliza MSN.com.

Como se puede apreciar, mucho movimiento y expectación. La pregunta de fondo debería ser, ¿por qué tanta preocupación por los buscadores?

La respuesta llega rápida: dado que la información en Internet es tan amplia y variada y que gran cantidad de personas están usando el web, contar con un sistema que pueda organizar la información y encontrar lo que se anda buscando, es una ventaja. De allí que los buscadores estén entre los sitios más visitados (según Comscore.com) y, que junto con esos números, aparezcan los negocios.

Un ejemplo lo da el propio Google, que desarrolló un sistema de publicidad sólo con texto, que muestra los anuncios cada vez que los usuarios buscan una palabra determinada. Y a quien pone el anuncio, sólo le cobran cada vez que se hace clic sobre ellos. Es decir, un visitante que efectivamente se dirige al sitio que se ha publicitado. Analistas de mercado calculan que sólo este negocio le reportó mil millones de dólares a Google el 2003.

De allí se explica que en los últimos meses Yahoo! comprara Overture, un sistema de listados que acepta pagos de empresas que quieren aparecer. Y debido a que esta última empresa ya había comprado Inktomi, Altavista y Alltheweb, quedó en la mejor posición para competir con Google, que a estas alturas, es, el gran enemigo a derrotar.

Pero, hay que tener en cuenta los que ciertos analistas ya están empezando a notar respecto del liderazgo de este último. En especial aparece como muy interesante la opinión de George Colony, principal ejecutivo de la consultora Forrester Research. En una columna que escribió para News.com indica que “el web está cambiando. Google es un paso en un largo camino hacia una mejor búsqueda. Sí, el esquema de Google ofrece resultados fantásticos. Pero el web es inexorablemente dinámico. Durante los próximos cinco años, se moverá desde contenido basado principalmente en archivos (páginas HTML), a contenido más ejecutable (por ejemplo, juegos en línea o nuevas estructuras impuestas por servicios web como XML). Cuando eso ocurra, la calidad de la búsqueda basada en enlaces se desvanecerá”.

Es decir, tal como está hoy, Google no podrá tener ventaja en el nuevo mundo de contenidos hacia el que avanza la web. Su respuesta entonces a la pregunta de si Google vale los billones que se anuncian es… No.

Por lo tanto en un mercado como el de los buscadores, en que no hay grandes barreras de entrada más que el ingenio de unos programadores, como lo probaron quienes construyeron Altavista o quienes formaron Google, siempre habrá la posibilidad de que alguien más derribe a los que hoy parecen gigantes.

Lo que sí está claro es que el buscador seguirá siendo una herramienta de la que Internet no puede prescindir y será inteligente construir cualquier sistema que saque provecho de esta característica.

¿Quieres saber más?

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*