Uno de los primeros hallazgos realizados en el desarrollo de los sitio web, es que su contenido debía ser distinto al que se encontraba en el impreso y no sólo porque existía el hipertexto que permitía avanzar entre páginas, sino por el hecho de que las personas se comportaban diferente ante una pantalla que frente a una página de papel.

En un estudio realizado en 1979 por John Morkes y Jacob Nielsen se descubrió que en las pantallas de computador se lee saltando entre los temas más importantes, y no palabra a palabra como ocurre en los impresos (ver estudio completo). De allí que surgieran recomendaciones que son claves a la hora de escribir para sitio web.

Entre las más importantes se cuentan las siguientes:

* Ser sucinto: ya que los usuarios no van a leer de la manera que se acostumbra en el impreso, es imprescindible escribir con la mitad de las palabras y ahorrar expresiones para entregar las ideas.

* Escribir para la comprensión: Idealmente ofrecer sólo una idea por párrafo y en el caso del primer párrafo de un texto largo, éste debe ofrecer un resumen del tema que se esté desarrollando con el fin de que el usuario entienda el contexto de lo que se le presenta.

* Usar verbos directos: cuando se escribe es preferible usar menos palabras y por ello los verbos deben aparecer en forma directa para expresar la acción que se está indicando. Se debe preferir en ese sentido el Modo Infinitivo respecto del Presente Perfecto o cualquier otro compuesto.

* Evitar las explicaciones negativas: para mejorar la comprensión de las personas, las explicaciones deben ofrecerse en términos afirmativos respecto de lo que hay que hacer; se debe evitar que la explicación se refiera a lo que no hay que hacer.

* Establecer jerarquías de Información: junto a lo anterior, se debe utilizar el mecanismo del periodismo llamado “Pirámide invertida” para ofrecer lo más importante primero, de manera que los usuarios reciban la Información a la primera lectura y luego vayan obteniendo elementos complementarios.

* Preferir los hechos a los discursos: como norma general un usuario accederá a un sitio web para buscar elementos informativos que le permitan realizar acciones; por ello se debe preferir entregar datos concretos, antes que discursos descriptivos pero que no ayuden a dar a conocer en forma directa el producto o servicio del que se trate el sitio.

* Crear subtítulos destacados: se deben quebrar los textos en zonas que ayuden a la comprensión por parte de los usuarios; en este sentido, es ideal que los subtítulos sean un resumen de los párrafos de Información que se ofrecen a continuación; de esta manera el usuario sabrá si en dicho contenido está lo que busca.

* Destacar palabras significativas: debido a que los usuarios estarán siempre buscando atajos hacia las zonas de Información que les interesan, es conveniente destacar las palabras que sean más importantes de cada párrafo, para que sirvan como “anclas” en las que se sitúen los ojos del usuario en el recorrido visual de la página. No obstante, se debe evitar “llenar” de palabras destacadas el texto, ya que se perderá el efecto que se busca crear de esta manera.

* Crear listas: ofrecer la Información no en párrafos largos de datos, sino que preferentemente en listas de elementos; si sus elementos requieren de mayor explicación, cada uno de ellos puede ir enlazado hacia otras páginas con texto más detallado, dejando al propio usuario la decisión de visitarlo.

* Ofrecer enlaces hacia otras páginas: es recomendable ofrecer más Información a través de enlaces que vayan hacia el sitio propio o hacia sitios externos que contribuyan al tema del que se esté hablando. Normalmente un usuario recordará al sitio que ofreció dichos enlaces y le reconocerán el mérito por ofrecerlos.

* Preferir los botones a los textos: en el caso de formularios, no ofrecer explicaciones por anticipado, sino que incorporar ejemplos de cómo ingresar los contenidos junto al lugar donde hay que hacerlo; si hay que ofrecer ayuda, hacerlo con un botón cerca de donde se va a usar.

* Evitar las abreviaciones y la jerga técnica: a menos que se trate de instituciones muy conocidas, evitar el uso de siglas, acrónimos o abreviaciones; nunca habrá plena seguridad que los usuarios entiendan de qué se está hablando a través de esas palabras. Asimismo, no se deben emplear palabras correspondientes a la jerga que emplean quienes dominan un tema, ya que se impedirá la comprensión por parte de los legos.

Consejos para la presentación de los contenidos

Cuando se deben crear contenidos para un sitio web, necesariamente se deben trabajar los aspectos audiovisual, interactivo y de contenidos de manera simultánea, teniendo presente la importancia del Diseño de la Experiencia que tendrá el usuario que acceda al sitio web.

Se entiende por diseño de la experiencia el conjunto de sensaciones que tendrá una persona que acceda a un sitio web, que estarán influidos por la presentación gráfica, la jerarquía de ubicación que se asigne a los diferentes elementos que integren la página y la utilidad e interactividad de los contenidos de la misma.

Para entender estos conceptos, se pueden revisar por partes:

* Presentación Gráfica: el sitio web será más creíble en la medida que la disposición gráfica de sus elementos sea armoniosa y dé a entender que se ha hecho un trabajo serio para lograr una identidad en Internet.

* Jerarquía de Ubicación: los elementos que conforman la página deben ser distribuidos conforme a su importancia relativa; normalmente se deberá ubicar lo más importante en caracteres más grande para que sea lo que llame la atención de quien revisa por primera vez la página.

* Utilidad: el sitio debe ofrecer elementos novedosos que permitan que el usuario valore haberlos visitado; incluso en el caso de enlaces, estos deben ser a sitios que ofrezcan elementos complementarios con lo que se esté viendo en la página.

* Interactividad: el sitio debe permitir “hacer” cosas por simples que estas parezcan; elementos como botones de impresión, enviar a un amigo, crear favoritos, la capacidad de participar en una encuesta, permitirán que el usuario tenga la sensación de estar siendo parte de una comunidad.

Problemas habituales con los contenidos

En forma adicional a lo anterior, respecto de los contenidos habrá problemas habituales que se deben tener en cuenta con el fin de resolverlos adecuadamente. Dichos problemas son:

* El punto de partida es variable: gracias a la existencia de buscadores cada vez más eficientes, cualquier página del puede ser el punto de entrada de un usuario al sitio web. Por ello, cada página debe tener adecuadamente resuelta la identificación institucional, la navegación hacia todo el sitio, las ofertas de contenidos relacionados y elementos de contacto (Información sobre dirección física y electrónica). Adicionalmente se debe incluir la fecha de elaboración del contenido para que el visitante pueda hacerse una idea sobre su validez al momento de la consulta.

* Apoyar la lectura por partes: debido a que los usuarios no leen de la forma en que se hace un impreso, es razonable estructurar los contenidos por partes y escribirlos pensando en mostrarlo de esa manera. Así en cualquier parte del artículo, el usuario podrá elegir cómo leerlo y si puede o no saltarse hacia zonas más interesantes de acuerdo a sus necesidades del mismo tema que está mirando en pantalla.

* El problema del título: muchas veces el título de una página de un sitio web se mostrará aislado de todo el contexto que puede ayudar a su comprensión. Por ejemplo, cuando se lo incluye en un listado de enlaces de una página de cabecera de sección o cuando se lo enlaza desde una página fuera del sitio original. Por este motivo, se debe titular de manera comprensible, idealmente con una frase que incluya sujeto y predicado. No obstante, se debe considerar que la redacción debe ser suficientemente provocadora como para apoyar el “click” del usuario. Adicionalmente, se debe evitar que el título tenga referencias temporales con el fin de que pueda sostenerse en el tiempo. Para ello es importante que evite contener palabras referidas a días (hoy, mañana) a menos que éstas puedan ser cambiadas cuando la jornada de referencia haya pasado.

El problema de la tipografía: la letra usada en las pantallas se ha definido como una “sans-serif” (que no tiene líneas de base, tal como las tipografías Verdana, Arial y Helvética) debido a que facilita la lectura. No obstante, gracias al uso de la tecnología CSS (Cascade Style Sheet u Hoja de Estilos en Cascada que permite definir la presentación de las páginas web), es posible utilizar otras de manera simple; adicionalmente se recomienda cambiar de tipografía dependiendo del medio utilizado: pantalla, impresora, televisión, celular. Por ejemplo, al imprimir, se debe utilizar una tipografía “con serif” para facilitar la lectura en papel.

Adicionalmente respecto de la tipografía se deben tener dos precauciones:

  • 1. Al escribir se debe usar la tipografía en mayúsculas y minúsculas, según sea el caso; por todos los medios se debe evitar el uso de mayúsculas exclusivamente ya que afecta la legibilidad del texto.
  • 2. La tipografía de un sitio web debe ser definida en el CSS mediante porcentajes que permitan que el usuario pueda aumentar o achicar su tamaño, mediante la capacidad correspondiente ofrecida por los browsers; si queda fija, se impedirá la accesibilidad de personas con discapacidades visuales.

* El problema de las imágenes: debido a que a los sitios web se accede desde conexiones de computadores, mientras la tecnología no avance lo suficiente, el peso que tengan las páginas será un problema. Por ello, al crear una página siempre habrá que tener la preocupación por el peso de las imágenes, que es lo que más bytes le agrega a la transmisión.

* El problema del Flash: se debe tener cuidado en el uso de las tecnologías interactivas como Flash, ya que generan muchos problemas con usuarios que no cuentan con esta tecnología. Lo importante es que ésta sea usada cuando ofrece elementos que le agregan valor a la Información y no como simple decoración de las páginas.

* El problema del peso de las páginas: tal como se indicó al abordar el tema de las imágenes, se debe tener cuidado en el peso final de las páginas, el que se obtiene sumando todos los elementos que la componen: texto, fotos, iconos y banners. Como norma general, se recomienda que una página no tenga más de una foto y que ésta en total, una página tenga un peso superior a los 50 kb. Este peso puede excederse hasta en un 50% pero se debe tener claridad que una página que pese más allá de 100 Kb generará una demora tal, que el usuario no estará dispuesto a esperar para revisarla y se perderá su visita.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*