Los weblogs le han hecho mal al diseño de sitios web, porque en muchos casos se ha atribuido el éxito del que gozan a la forma en que están diseñados sus contenidos y por lo mismo, se ha “importado” su look hacia otro tipo de sitios, causando los problemas que intentaremos atender en este texto.

Antes de continuar, en todo caso, espero que estemos de acuerdo que la razón del buen desempeño de un sitio de su contenido (texto, fotos, links ofrecidos) y no, necesariamente de su diseño (aunque haya notables excepciones, como las que muestra Zen Garden)

Visto lo anterior, los dos pecados más frecuentes del diseño “tipo weblog” son, al menos, estos dos:

– No existe jerarquía de contenidos: lo primero que ve el usuario que ingresa a un weblog es exactamente lo último que se ha publicado. Si hay algo de importancia o algo que se sabe que un weblog tiene y se accede a su portada, la posibilidad de que se encuentre es muy baja. Un ejemplo concreto, es el “post” de Roberto Arancibia sobre la foto que le tomó a un conocido farandulero y que llenó de (más) fama a sus reflexiones sobre la vida. Si se va a su sitio lo más probable es que haya que buscar la foto en cuestión, la cual fue publicada hace varios días y, naturalmente, ha descendido en la ubicación. En ese caso, mejor tener el enlace directo a ese post, para ir a la segura.

– Dificultad de acceso a los contenidos: salvo que sea un software con esa capacidad (como WordPress, por ejemplo) y cuente con un autor que sepa aprovecharlo, el weblog no tiene categorías que ayuden a navegar organizadamente por sus contenidos, por lo que siempre será muy difícil ver aquellos que no aparecen en la primera parte de su primera página.

Ahora, lo anterior no es una crítica a los weblogs, ya que lo anotado no es un problema de dicha tecnología en sí, ya que un weblog es un diario de vida, donde cada anotación puede tener tanta importancia como las que las preceden o anteceden. Por lo mismo, no requieren de jerarquizar, ya que en términos reales, todo puede tener una importancia relativa similar.

Sin embargo, ¿qué ocurre si un sitio web adopta el “look weblog” sin serlo? Pues que la falta de un orden de acuerdo a la importancia de los contenidos, le pesa enormemente.

Un buen ejemplo de este problema lo tiene el diario argentino “Clarín.com” que optó por esta forma de trabajo, ordenando las noticias por hora de publicación y no por el hecho cierto de que hay algunos sucesos que son más relevantes que otros.

 

La imagen muestra una zona de titulares del diario argentino “Clarín” con las noticias ordenadas según su hora de ocurrencia

La imagen muestra un ejemplo de una zona de titulares del diario argentino “Clarín” con las noticias ordenadas según su hora de ocurrencia.

 

Lo mismo ocurre con algunos sitios chilenos de noticias, que van agregando contenido a medida que pasan las horas y con lo mismo, van perdiendo la capacidad que destaca a los medios, cual es la de indicar de manera simple y rápida, qué es lo que ha sido más importante en lo que va corrido de la jornada.

 

La imagen muestra una zona de titulares del diario chileno “La Tercera” con las noticias ordenadas por categoría, pero nuevamente de acuerdo a la hora en que fueron ingresadas

La imagen muestra una zona de titulares del diario chileno “La Tercera” con las noticias ordenadas por categoría, pero nuevamente de acuerdo a la hora en que fueron ingresadas.

 

Al renunciar a la tarea de jerarquizar (destacar lo más importante), los medios traspasan al usuario la responsabilidad de chequear todo lo que hay disponible, para ver qué lo que se ofrece le interesa. Y, lo que en los weblogs es comprensible -ya que uno va a revisar sus contenidos en forma poco frecuente- se transforma en una tarea que no todos desean o les interesa hacer.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*