Conversando con mis alumnos de la “U” acerca de la accesibilidad, les planteaba la necesidad que existe hoy de hacer que los sitios web que construimos sean accesibles, es decir, que cumplan con las normas que permitan a personas con discapacidades físicas tener formas alternativas de usar los contenidos ofrecidos en el sitio web.
Celulares sin ningún elemento extra, especiales para baby boomers...En la misma clase les explicaba además acerca de la generación “baby boomer” en Estados Unidos, que está pronta a jubilar y que desencadenará un fenómeno, ya que se trata de personas con mucho poder adquisitivo, que tendrá una gran cantidad de recursos para consumir y que evitarán cualquier aparato tecnológicamente complicado, ya que ellos por definición, no son amigos de la tecnología. La usan, pero sólo lo justo.
Y este chiste, publicado en el sitio que el dibujante y caricaturista Jim Borgman tiene en el sitio Cincinnati.com (centro de Estados Unidos) tiene la gracia de condensar en una frase esta situación. Es un vendedor de celulares que le explica a su cliente: “Es nuestro celular más vendido entre los Baby Boomers: no tiene ningún extra” (ver imagen completa).
¿Cómo se junta la accesibilidad con los “baby boomers” y nuestros desarrollos?
Cada vez tendremos más personas adultas usando los productos tecnológicos que desarrollemos (sitios web); por ello, éstos deberán ser muy fáciles de usar o dejaremos afuera a los “baby boomers” locales, es decir, jubilados o cercanos a dejar de trabajar que tienen buena situación económica y que podrán gastar y consumir y comenzarán a exigir productos más simples. O bien que se transformen para atenderlos adecuadamente y cubrir sus necesidades? Para ello, una prueba básica: ¿puede su sitio agrandar la letra de sus textos, usando las herramientas del propio navegador?
Porque si lo considera adecuadamente, una persona mayor de 45 años tendrá problemas a la vista y por lo tanto, querrá agrandar las letras para verlas mejor. O bien, tendrá problemas de audición y no escuchará los elementos audibles que se le ofrezcan. O tendrá problemas motrices y no podrá usar el menú que se mueve gracias a Flash.
La pregunta entonces, ante la llegada de este nuevo tipo de cliente es: ¿Estamos preparados para ser accesibles?

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*