Esa era la exclamación que mi mamá decía cada vez que nosotros (cinco hermanos) llevábamos algún tiempo callados y no nos escuchaba; era seguro que estábamos tramando algo. Y la seguía diciendo respecto de los nietos; fue muy bueno tener en cuenta esa advertencia.
Como estas últimas semanas me ha costado postear y lo he pasado mayoritariamente en silencio, debo confesar que sí estoy tramando algo. Ya les contaré, pero se trata de:

Luego, más noticias y gracias por su paciencia.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*