Paloma, una amiga, comenta a raíz de los podcasts que está haciendo en su sitio que: “Los auditores mandan, pero hasta por ahí no más… Nada de andar subiéndose por el chorro”.
Esto me lleva a recordar un tema del que hace rato quería escribir y no había podido: ¿hasta dónde sirve seguir las tendencias que los usuarios marcan al visitar el sitio web que uno desarrolla? Vale decir, si ellos visitan más una sección, significa que quieren más de eso y como autor, estaré obligado o al menos, tendré la presión por complacerlos.
Además, si ellos usan el buscador del sitio, van dejando registradas las palabras que representan lo que necesitan y que creen que el sitio les puede ofrecer. De acuerdo al profesor Ricardo Baeza-Yates en su interesante artículo “Excavando la web”, al analizar los logs del buscador del sitio, se encuentran seis tipos de contenidos. Los tres primeros son contenidos que existen en el sitio, pero como no se ubican mediante la navegación, son buscados por esta vía. Los otros tres, son contenidos que no existen pero las personas los buscan, creyendo que nuestro sitio los tiene.
Nuevamente, volvemos al principio: ya que sabemos eso, ¿tenemos que escribir acerca de lo que se busca? ¿Y si nuestra política editorial lo impide?
Ese es uno más de los desafíos que nos traen los contenidos digitales, que a diferencia de los contenidos para otras plataformas, vienen con mucha más información: quién los ve, cuántas veces y qué hace con ellos.

5 Comentarios

  1. Escrito 26 noviembre 2006 a las 16:56 | Enlace permanente

    Hola, primera vez que escribo acá y debo decir que no me gusto el motodo de comentar, es poco usable 😛

    Yo creo que se debe hacer caso al usuario en la medida que vaya con la linea editorial de sitio. Por ejemplo en mi sitio http://www.fonditos.com, en navidad tratamos de publicar temas relacionados con la navidad por que es lo que busca el usuario, sin embargo, si buscan “sexo” no lo encontraran por mucho que busquen :)

  2. Escrito 29 noviembre 2006 a las 13:19 | Enlace permanente

    Víctor, totalmente de acuerdo con tu punto de vista. En el sentido que lo planteas, la línea editorial permite ordenar los contenidos y darle consistencia al sitio.

  3. Escrito 1 diciembre 2006 a las 11:24 | Enlace permanente

    Uyy que honor, no había visto esto. Estoy muy emocionada por la cita.

    Respondiendo a lo planteado, en mi caso me guío más por lo que siento, que por lo que los visitantes “supuestamente” buscan. Y, aunque trato de no entrar en muchas intimides, mientras más personal es lo que escribo, mientras más cotidiano, más se identifican y comentan los lectores.

    Es decir, una cosa son los visitantes que llegan a mi blog porque están buscando algo y otros son los que vienen a ver qué he escrito, porque les gusta lo que hago. Esos, los segundos, son los que me importan. A ellos les abro el canal para que propongan, para que compartan sus experiencias similares. Ellos pueden mandar (a veces).

    El tema da para mucho, pero lo más interesante es que, en mi caso, la marea se mueve al ritmo de intereses o situaciones muy particulares, elementos cotidianos, comunes, esas cosas que a todos nos pasan, pero que son tan frecuentes que nadie habla de ellas…

    Si miro “lo más buscado”, la gente llega a mi sitio buscando cómo tejen los zurdos, terremoto del ’85, divino anticristo, traje de huasa, cómo hacer colchas y quilts… y una serie de cosas raras que he escrito desde 2004, pero que no voy a repetir deliveradamente.

    Sigo al ritmo de la marea que me mueve: mostrar la forma en que veo las cosas y, hasta ahora, ha sido muy gratificante.

  4. Escrito 1 diciembre 2006 a las 17:32 | Enlace permanente

    Para mi, siempre hay que complacer al usuario y no a nuestro ego. Si uno levanta algo es por ellos y para ellos, si en el camino nos damos cuenta que nos están pidiendo a gritos algo que no está en nuestro sitio y que lo podemos hacer, hay que repensar entonces nuestra “línea editorial”, si no va a venir un blogger y va crear ese contenido. Ahora si no lo podemos hacer porque no sabemos de qué se trata o derechamente se trata de algo inalcanzable, pero hay una audiencia, hay una necesidad insatisfecha. O sea una oportunidad.

  5. Escrito 26 noviembre 2015 a las 13:29 | Enlace permanente

    siempre hay que buscar lo mejor para los usuarios pero también es bueno que eso valla de la mano con lo que uno hace para así también sentirse bien, cumplir con la necesidades del usuario pero siempre que también cumplamos con las nuestras

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*