No me dejó tranquilo el post de Jorge acerca de que Google instaló en Argentina su tercer cuartel general, luego de los de California e Irlanda. Su argumento es que no nos eligieron porque “Chile NO POSEE una política seria y clara con la tecnología y los contenidos” .
Y, aunque podemos estar de acuerdo en esa afirmación -en realidad, también lo creo- en este caso parece que hay algo más grande. Tiene que ver con nuestro tamaño. El comercio electrónico en Chile durante el 2006 fue de 250 millones de dólares, según la CCS. Mientras, en el mismo período, en Argentina se vendieron 3.300 millones de dólares, según calcula la CACE.
Vale decir, casi no tenemos comparación y, como Google busca vender especialmente sus servicios para publicidad, debe estar lo más cerca posible de donde está la demanda.
Ahora, si transformamos la crisis en oportunidad, podemos ver claramente que si los argentinos compran tanto en línea, podemos transformarnos en sus comerciantes preferidos, ya que virtualmente podemos estar al lado de ellos en cada instante. Allí, claramente, hay una oportunidad de oro para quienes ofrecen productos y servicios y saben cómo aprovechar las vitrinas que abre la web.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*