Hace algún tiempo acuñé el concepto “click trigger” (generador de movimientos de mouse para seguir un enlace, sería la traducción en español, por eso lo puse en inglés), que describe “la habilidad que tiene un sitio web para ofrecerle enlaces en cada página al visitante, a partir de los cuales pueda participar de manera más concreta en los contenidos del sitio web”.
Rescato el término para hablar de Yahoo!, el viejo y querido portal que con la omnipresente oferta de Google, pareciera haber quedado atrás.
Imagen que muestra la secci{on Autos, destacada en laportada de Yahoo!Pero no, están ahí y más presentes y activos que nunca. De hecho, trabajando en un proyecto automotriz comencé a fijarme en lo que hacen en ese rubro. Para empezar, está muy destacado en la portada a través de un anuncio como el de esta imagen. No sólo es llamativa, sino que está llena de palabras que probablemente, dado que estamos hablando de un portal que se basa en un buscador, están dentro de las más solicitadas por sus visitantes. Además tiene un buscador propio para que el usuario comience a escribir de inmediato. Interactuar es el verbo que conjuga este aviso que está hecho para generar clicks.
Sin embargo, este entusiasmo por el click, no se agota en la portada ya que al ingresar al sitio mediante una búsqueda en la cajita ya señalada (busqué Prius, el híbrido de Toyota) llegué a una página que no sólo tiene toda la información posible (incluyendo revisiones independientes de propietarios del auto), sino que además se pone en el lugar del comprador y le ofrece un recuadro con los siguientes pasos, como se ve en la siguiente imagen.

Imagen que muestra la sección próximos pasos en la sección Yahoo! Cars
Como se aprecia, el sitio se pone en el lugar del cliente y le ofrece una experiencia completa, acorde a lo que está viviendo en esta pantalla. ¿Interesado en este auto? Entonces lo que viene es comparar con otros parecidos, ver cómo financiarlo o incluso conseguir uno igual pero usado. Y todo, a un click de distancia.
Hay mucha tecnología pero lo central, sigue siendo lo que le pasa a la persona que llega al sitio con muchas preguntas en busca de respuestas. De nuestra capacidad de ofrecerlas, dependerá nuestra habilidad de transformar visitantes en clientes.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*