El Príncipe Harry está en Afganistán peleando contra los talibanes. La noticia se conoció primero en Estados Unidos a través de Drudge Report (un sitio de periodismo independiente en EE.UU.) en lugar de un medio tradicional de Gran Bretaña, debido a un acuerdo entre los medios británicos y el Ministerio de Defensa de ese país.
¿Cómo se explica esto? No muy bien a mi juicio, pero se ofrecen explicaciones, lo cual ya es bueno.
Jon Williams, editor internacional de BBC explica hoy en el blog de ese medio, que el acuerdo se alcanzó a fines del año pasado y que consistió en no divulgar el hecho de que Harry iría a Afganistán, para no ponerlo en riesgo a él ni a los soldados que conformaban su unidad. A cambio, recibían permiso para estar con el príncipe, reportear su historia y contarla cuando él regresara a casa o la noticia se supiera, lo que ocurriera primero.
Williams cuenta además que acuerdos de este tipo se han adoptado antes en caso de secuestros, para no poner en riesgo a las víctimas mientras las negociaciones están en curso (cuestión que acá en Chile también ha ocurrido).
Debo confesar que como periodista creo que los hechos relevantes deben ser ofrecidos como noticias, pero me interesa mucho esto de los acuerdos, ya que creo que una parte importante de lo que se publica tendría un mejor desenlace si no hubiera medios especulando acerca de esos temas, sin esperar a que se solucionen para contar lo ocurrido.
Un buen ejemplo reciente es el caso del banco británico Northern Rock Bank, que cayó víctima de la crisis subprime debido a que se supo que estaba recibiendo un préstamo del Banco de Inglaterra (banco central) para evitarle problemas de caja. Ese dato, hecho público, provocó una corrida que terminó con su quiebra. Si la información no se hubiera conocido en ese momento, probablemente el banco se habría salvado junto con los ahorros de mucha gente. La publicidad en tal caso, le hizo mal a todos los involucrados.
En otros casos, como los de corrupción, creo que darlos a conocer ayuda a obtener más y mejor información, con lo que todo el público gana. La duda permanente será cómo lograr el balance porque por ambos lados hay buenos argumentos.
Por lo pronto, Harry ya logró lo suyo y estuvo en la guerra, lo más seguro posible, aunque suene contradictorio.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*