Como he publicado antes, sigo con interés lo que está haciendo The New York Times, porque se trata de uno de los sitios que marcan tendencias en cuanto al periodismo y los contenidos digitales.
Por eso me pareció muy interesante un breve video en que Vivian Schiller, Senior VP y general manager de esa empresa (vía Steve) explica el efecto que ha tenido dejar atrás los esquemas de pago por acceder a sus archivos y detalla cuáles han sido los contenidos que les han generado más visitas, hasta llegar a 17,5 millones de visitantes únicos por mes (el dato es de octubre 2007).
Para tener una referencia, toda la red Emol.com (que incluye a LUN.com) recibe 5 millones de visitantes por mes según IAB Chile.
Por ejemplo, entre agosto y octubre de 2007, crecieron un 35% cuando abrieron sus archivos, pero además ayudó la creación de nuevas formas de contenidos como slideshows (7% de las visitas); búsquedas más completas gracias a un nuevo sistema; nuevos blogs que se actualizan constantemente, haciendo que las personas regresen a revisarlos. Sin embargo, el mayor impacto fue ofrecer en forma gratuita todo el contenido, ya que, hasta entonces, las zonas de opinión y archivo eran pagadas.
Gracias a eso, los 17,5 millones de visitantes únicos generaron mil millones de páginas vistas. Emol.com, para seguir con la referencia, generó 280 millones en el mismo período.
En resumen, hay que poner el énfasis donde corresponde: el negocio es conseguir que las personas vengan al sitio y visiten los contenidos que se ofrecen, ya que es la única forma de generar negocios a partir de esas visitas.
A eso debo agregar que si en dichas visitas los usuarios se acostumbran a “hacer cosas” (buscar, comentar, participar), se estará creando una comunidad activa, a la cual siempre se podrá proponer hacer algo más porque estarán dispuestos a participar. Ese es el karma del contenido digital.

3 Comentarios

  1. Escrito 5 marzo 2008 a las 1:11 | Enlace permanente

    Sería interesante saber cual ha sido el efecto económico del cambio hasta ahora.
    ¿Han disminuido los ingresos? ¿Se compensan los ingresos no percibidos por concepto de suscripción, con la publicidad en esas nuevas áreas abiertas al público?

  2. Escrito 9 marzo 2008 a las 22:01 | Enlace permanente

    Hola interesante artículo. Siendo que el formato web 2.0 es abierto, tanto a las opiniones como a la forma en que se procesan y construyen los contenidos, lo cual otorga mayor participación a los usuarios, que por cierto lentamente será irán fidelizando con la web en cuestión. La pregunta sería abocada a pequeños sitios, que su mercado y sobrevivencia corresponde principalmente a la suscripción de pago, sin embargo adoptar una estrategia como la de NYT de abrir sus contenidos digitales ¿ No sería el finiquito automático de las pequeñas web, ya que la publicidad no sería suficientemente rentable por el trafico web? ( Es decir, propongo como caso http://www.elmostrador.cl y http://www.emol.cl , el primero creo que esta a flote por las suscripciones más que por la publicidad, y si es por publicitar entre ambos el segundo tiene mayores índices de lectoría)

    Saludos.
    Sebastian

  3. Escrito 11 marzo 2008 a las 2:48 | Enlace permanente

    Concuerdo con los comentarios anteriores, no así con la conclusión del artículo porque, mirado desde el punto de vista “negocio comercial”, el énfasis debe ir enfocado en lo que genera dinero. Que un sitio tenga más o menos visitas no es lo central sino que esas visitas “pinchen” publicidad.
    Obviamente que el asunto de probabilidad es importante aquí (entre más visitas mayor probabilidad de que pinchen un enlace publicitario) pero habrá que estudiarlo.

    Los usuarios cada día estamos más expertos en el tema publicitario en Internet y sabemos dónde pinchar y cómo se nos engaña para pinchar. Además que es súper molestoso llenarse de publicidad cuando uno sólo quiere ver los titulares o ver rápidamente un artículo.

    Como conclusión: el negocio radica en que los visitantes sean económicamente productivos.

    Saludos.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*