Desde que comencé seriamente a considerar eliminar mi perfil de Facebook y me di cuenta que pese a la serie de argumentos que me daba, ni siquiera buscaba el botón “eliminar” desde su interfaz, decidí darle una vuelta un poco más profunda a mi relación con las redes sociales.
Finalmente creo haber llegado a algo y quiero dejarlo expuesto acá: los sitios que se dedican a las redes tienen tres niveles. Ellos son tres verbos: ser, estar y pertenecer.

  • Ser: la aplicación permite que uno se identifique mediante los elementos demográficos típicos y que entregue parte de lo que uno es: datos, historia personal, información que he generado, etc. Vale decir, uno se describe y abre parte de su mundo. Asimismo, las redes se sustentan en mis relaciones, por lo tanto, ellas deben ser informadas y luego, confirmadas por quienes yo señale.
  • Estar: la aplicación permite explicar el estado actual de mis asuntos, para que otros se enteren. Eso incluye desde el estado actual de proyectos hasta mi estado de ánimo. Mientras más activo mejor, ya que ello ayuda a demostrar mi uso de la aplicación y permite que otros vean que efectivamente estoy usándola y, por ello, valdrá la pena dejarme un mensaje porque efectivamente lo veré.
  • Pertenecer: la aplicación permite dar a conocer mis afiliaciones; cuestión sumamente inútil en países como Chile donde la distancia entre la declaración y la acción es tan lejana, que casi ni importa lo que declaro ya que lo relevante está en lo que hago. Pero para efectos de este tema, sí puedo suscribirme a grupos, iniciativas o comités.

Los tres niveles son ascendentes ya que requiero el primero para ir al segundo y luego al tercero. Es decir, para que funcione, tengo que aportar mi parte que va desde ofrecer información hasta generar interacción. Por lo tanto, la aplicación debe considerar ambos aspectos.
Entonces, si la aplicación sólo funciona si yo le pongo horas/hombre a su desarrollo, ¿dónde está la utilidad de pertenecer a una red social?
He aquí algunas posibilidades:

  1. Permite generar “presencia” e identidad en la red, ofreciendo una posibilidad para muchos de estar en los resultados de las búsquedas, casi por primera vez. Google permitirá que me encuentren quienes han perdido mi pista.
  2. Ofrecer un espacio para “dejar recados” mientras no estoy, como si fuera un diario mural en que quienes pasan pudieran poner sus notas.
  3. Juntarme con los amigos de mis amigos (ya que se supone que a mis amigos los tengo cerca y en modo offline) y tener un espacio para aceptar o rechazar cómodamente a los desconocidos que la red me sugiere vía comprarar gustos y aficiones.
  4. A través de los contenidos relacionados, ver hacia dónde se mueven todos y decidir si participar o no; lo que antes escuchaba de oído o veía a través de los medios de comunicación tradicionales, hoy están ofreciéndose por esta vía. Incluso en muchos casos, están ocurriendo a través de ella.

Dado todo lo anterior, habrá que poner en la balanza todo lo dicho y así llegar a la pregunta final que, por ahora, seguirá siendo: ¿quiero estar en la red o no?

4 Comentarios

  1. Escrito 19 marzo 2008 a las 14:42 | Enlace permanente

    Yo creo que todos queremos estar, pero, estar a nuestra comodidad, a nuestra manera, y no como la aplicación quiere que yo esté en ella.
    Por ejemplo, estar en Facebook, me ‘obliga’ a entrar en la dinámica de ellos. Y para algunos es una bendición que exista algo así, muchos ven reflejada en el super wall o como se llame, la quintaescencia de internet. El llenarse de chucherías, temas triviales, y leseras varias, a muchos los llena y los hace felices.
    A otros no, y como mi caso, mi presencia en la red la quiero no asociada a ese ritmo de vida, y por eso prefiero redes como del.icio.us, o servicios como twitter. Simplicidad, donde el valor agregado está dado por lo que los usuarios le entregamos, y como los usuarios poblamos esas aplicaciones. Recién vi un reply en twitter donde crsepulv me comentaba algo que yo le había compartido a través de delicious. Y todo con un par de palabras, sin necesidades de ‘causas’ ni de emoticones chillones, ni escondido entre 10 mensajes vacuos.
    Yo al menos quiero estar en la red, a través de las herramientas que mejor reflejen mi caracter en ella, y no al revés, donde muchas veces las aplicaciones terminan por desfigurarte y tu presencia en la red es un esperpento de lo que realmente eres.

  2. Escrito 20 marzo 2008 a las 12:20 | Enlace permanente

    Interesantes tus reflexiones Juan Carlos. Yo creo que la utilidad del software social está dado por la medida en la que te permita comunicarte con tus redes sociales (reales, humanas).

    Creo que gran parte del éxito de Facebook se debe a su flexibilidad, que permite desde las comunicaciones más simples y directas hasta las más chillonas e inútiles: cada uno lo usa a su estilo.

    En cuanto a tu modelo, estás encontrando algunos de los mismos elementos que han venido trabajando los gringos hace un tiempo, como señala Gene Smith en su modelo de ladrillos que a la vez toma el trabajo de Butterfield y Webb, los componentes del software social son:

    – Identidad (Ser)
    – Presencia (Estar)
    – Relaciones
    – Conversaciones
    – Grupos (Pertenecer)
    – Reputación
    – Compartir

    La idea de Gene es que diferentes aplicaciones de software social tendrán una mezcla diferente en los componentes mencionados, algunos pueden faltar incluso.

  3. Escrito 26 marzo 2008 a las 18:31 | Enlace permanente

    Para mi las redes sociales me permiten ESTAR , yo vivo en Florida USA y me mantienen mas cerca de mi Chile que se extrana demasiado. SER, ya que con mucha sinceridad escribo y realizo mis perfiles.PERTENECER,al ingresar a grupos de mi interes y aprender de ellos.COMPARTIR, estas redes me permiten conocerte a ti y poder intercambiar opiniones .Muy intweresante tu blog

    Un Abrazo

  4. Escrito 11 julio 2008 a las 13:59 | Enlace permanente

    Estoy de acuerdo con ustedes, sin embargo creo que para representar mejor estas categorías debiéramos anteponerles la palabra “Super”, es decir “SuperSer, SuperEstar y SuperPertenecer”. ¿Pero que quiere decir esto? estas viendo demasiada TV y Super Heroes!!

    A lo que me refiero es lo siguiente: Creo que la una de las grandes ventajas que nos abre la Web Social es Ser, Estar y Pertenecer más allá de lo que somos, estamos y pertenecemos en el “mundo real”. Esto hace posible que (como me ha pasado ya varias veces) puedas encontrarte con pedazos de mi historia que de otra manera hubiese sido imposible, ya sea porque no se te hubiese ocurrido o porque ese pedazo era inaccesible. (SuperEstar). Me ha pasado que gracias a Facebook hoy mantengo contacto con personas que fueron constitutivas de lo que hoy soy, y que sin embargo el tiempo se encargó de dejarlas a un lado.

    Por otro lado, en la Web Social soy quien quiero Ser (SuperSer). Puedo, a diferencia de el “mundo real”, “enchular” fácilmente la manera como quiero que el mundo me vea, ya sea omitiendo información o agregando nueva. Es decir, de alguna manera, puedo prescindir de mis determinaciones naturales y sociales, elegir algunas características que me agraden o estratégicamente quiera recalcar, y mostrarlas al mundo.

    Finalmente, la Web Social también me permite SuperPertenecer. Tal como señalas en tu articulo, ¿cuantas de las causas a las que adscribimos en Facebook realmente nos importan o hacemos algo por ellas? Facilmente podemos formar parte de grupos, para lo que simplemente hace falta un click, y nadie te pide credenciales o declaraciones ideológicas.

    Esta característica de poder extender quienes somos, donde estamos y a qué pertenecemos hace de la web Social el fenómeno que es, y hace que esté transformando la manera como entendemos el mundo. Es realmente un Super Fenomeno….

    Saludos!

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*