La experiencia prometía y cumplió: escuchar en vivo a Jean-François Fogel un periodista y ensayista francés, que pese a tener 58 años de edad -de acuerdo a su blog– piensa y actúa como si fuera un nativo digital.
Jean-François Fogel - foto tomada de su blogHablando en un español casi sin acento, Fogel fue invitado este mediodía a la Cátedra Roberto Bolaño de la Universidad Diego Portales, y por tanto se tomó durante una hora el auditorio del segundo piso de su Facultad de Comunicación y Letras, para abordar el tema “El Futuro del Libro Digital“.
Sin usar proyector, notebook ni ningún artilugio digital, movió a los asistentes desde el paisaje actual que presenta la Internet hasta el futuro cercano en que las publicaciones tradicionales en papel, ven cómo lo digital se agranda en el horizonte, sin entender qué hacer a la hora de enfrentarlo.
Explicó que los acercamientos que se han hecho hacia el libro digital han sido un permanente fracaso y que sólo los de Amazon+Kindle en Estados Unidos y Sony+eBook en Japón, han tenido respuestas que vale la pena considerar. Ambas se caracterizan por tener un dispositivo de uso simple, pero que tiene la gracia de conectarse a la red y, gracias a eso, ampliar el universo del propio libro.
Para Fogel, allí reside la clave, puesto que a su juicio “el texto al pasar del papel a la pantalla, no gana nada”. Sin embargo, el libro al pertencer a una biblioteca digital hacia la cual hay múltiples referencias desde sus páginas, debido a las anotaciones que han hecho otras personas o las menciones que hace el propio texto, ofrece mucho más que el libro de papel.
Desde su punto de vista, afirmó que el libro digital ya está aquí y hay muchos dispositivos para leerlo, desde el celular hasta el Nintendo DS. Por lo mismo, planteó que (y cito desde mis apuntes) “ya no se trata de si esto ocurrirá, sino del efecto que tendrá sobre la lectura. La música cuando se hizo digital cambió la experiencia de escucharla, ya que pasó de ser grupal a individual. Lo mismo pasó con el cine que de verse en salas, ahora se ve en las casas en una experiencia familiar”. Por lo mismo, preguntó, “¿qué va a pasar con la lectura?”.
A modo de conclusión, citó:

  • La lectura será horizontal (desde un dispositivo hacia otros espacios usando los enlaces del texto), sin límites; habrá que aprender a hacerlo.
  • El Ipod no fue un éxito, sino que hasta la aprición de ITunes, la biblioteca desde donde obtener la música que está catalogada y organizada. Eso significa que el libro va a necesitar también una bibliotca, que organice la relación del libro digital con otros textos.

Finalmente, ante una consulta de un profesor que se quejaba que los jóvenes de hoy no leen y que escriben pésimo debido al chat, tuvo una respuesta inesperada. Explicó que como trabaja en Le Monde, con gente muy joven, ya se ha acostumbrado a que ellos son bilingües: usan francés formal para las conversaciones del trabajo y un francés digital para usar el teléfono celular y otras comunicaciones digitales. “Soy optimista acerca de ellos”, finalizó.

Nota: La foto de Jean-François Fogel fue tomada de su blog.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*