Leyendo post antiguos de este blog, llegué a uno que reseñaba el paso de Obama por las instalaciones de Google en California. Allí hizo promesas electorales referidas a la informática y causó impacto al anunciar que en su Gobierno habría iniciativas para ofrecer libre acceso a los datos que la Administración fuera recopilando.
Obama dijo entonces que esperaba:

“Hacer la información del gobierno accesible en línea en formatos universalmente accesibles para permitir a los ciudadanos hacer el uso de esa información para comentar, obtener valor y tomar acción en sus propias comunidades”.

Aunque no ha cumplido su primer año en la Casa Blanca, esta promesa ya se puede ver cumplida a través del sitio web Data.gov que efectivamente ofrece dicho acceso. Desde allí se puede ir a aplicaciones novedosas, como la que muestra el gasto en tecnologías de información por ministerio o la que permite conocer información sobre quienes siguen estudios universitarios.
Es importante ver estos temas y entender el esfuerzo que se hace en EE.UU. en este ámbito, en particular cuando nos toca ir a un proceso eleccionario en este año, porque queda claro que a nivel local contamos con datos y una ley de transparencia que obliga a entregarlos.
Sería interesante que los candidatos ofrecieran su opinión en este ámbito, que no sólo es central para todos los efectos de ejercicio de la ciudadanía, sino también para demostrar que desde los servicios públicos se hace un trabajo interesante y se puede aportar infomación de manera directa. Buenos ejemplos hay en INE y Banco Central; sin embargo, en ambos casos, la “salida” de datos es en software propietario, lo que representa un inconveniente para su uso directo.
Precisamente, ése fue el tema abordado por Sir Tim Berners-Lee en el último TED de marzo pasado, cuando pidió liberar los datos para facilitar el acceso; por algo tras esa presentación lo llamó el Gobierno británico para que ayude en ese tema a la administración del Primer Ministro Gordon. También se debe anotar en el caso inglés, la campaña que lleva adelante el diario The Guardian para que se “liberen” los datos geográficos del país a partir de la premisa que dice:

Nuestros impuestos financian la recolección de datos públicos; aún así pagamos de nuevo para acceder a ellos.

Para terminar y lanzar la reflexión, les dejo el video y la reflexión de que en los datos, libres y fluyendo, está el futuro.
http://video.ted.com/assets/player/swf/EmbedPlayer.swf

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*