La reciente columna de Nielsen acerca del scroll de las páginas, me impulsó a sintetizar una idea que estaba revisando hace algún tiempo.
En lo central, Nielsen plantea que el scroll es malo y debe ser evitado, ya que el 80% de las personas (medidas en estudios de eyetracking) sólo mira lo que está en la parte visible de la pantalla, mientras que un mínimo 20% baja para ver el resto.
Aunque creo en que los números que revela son tales, también creo que deben ser entendidos como algo real para aquellas páginas planas, que carecen de sistemas de interacción que generan actividades a partir de los contenidos expuestos.

Un ejemplo de una zona con ofertas de actividad en la parte inferior de una pantalla en Facebook.com

Un ejemplo de una zona con ofertas de actividad en la parte inferior de una pantalla en Facebook.com.

Si tomamos el ejemplo de Facebook, veremos que en casi cada centímetro de la pantalla que se muestra, se ofrecen acciones y actividades que generan interacción. La pantalla es larga (dos hojas tamaño carta, si se imprime) y requiere hacer scroll para mirarla completa; pese a ello y a juzgar por las réplicas y comentarios que se van recogiendo, me doy cuenta que hay actividades en toda la pantalla y no sólo en la zona superior como sugiere Nielsen.
Interacción Densa
La otra excepción que aparece al planteamiento de Nielsen, es cuando se emplean tecnologías que permiten ver nuevo contenido en la misma interfaz, sin necesidad de desplegar una nueva página. Vale decir, se hace click a un contenido y ello no genera una nueva página, sino que el despliegue de lo solicitado se hace en la misma posición.
Esta “nueva” tendencia, que poco a poco se usa en sitios locales consiste en ir aumentando la densidad de diferentes zonas de la pantalla que se ofrece a los usuarios.

Un ejemplo de una zona densa que permite mostrar el acceso a varios videos, usado en el diario The New York Times

Un ejemplo de una zona densa que permite mostrar el acceso a varios videos, usado en el diario The New York Times.

Por densidad entiendo la cantidad de objetos que puede haber en un mismo espacio, compartiendo la ubicación física gracias a tecnologías como Flash, Ajax u otras que ayuden a ubicar elementos de contenidos en capas superpuestas.
Entonces, cuando hay este tipo de objetos, naturalmente que el usuario se verá interesado en participar debido a que el “precio” (es decir el efecto de hacer click) es menor, ya que no debe esperar por los efectos de la interacción que realice: se producen de inmediato.
Resumiendo
La interacción está cambiando a medida que se innova en la forma de presentar contenidos y se ofrece una experiencia de usuario enriquecida; lo que antes era sagrado (evitar el scroll, por ejemplo), ya se ha relativizado en la medida que se mejora la oferta de contenidos en pantalla.
Tiempo entonces de probar y avanzar hacia nuevos formatos. Los usuarios están listos y esperando.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*