A raíz de una investigación en la que estoy trabajando, en los últimos días me he dedicado a mirar contenidos digitales no tradicionales de algunos medios de comunicación. Es decir, actividades que se pueden hacer dentro de los medios, pero que escapan a las noticias o a los contenidos tradicionales.

Un buen ejemplo para esto, es el puzzle que ofrece The New Yorker, una medio que se especializa en los aportes gráficos, ya que incluso tiene un concurso permanente para que los usuarios le agreguen una línea graciosa a una viñeta de comic.

El puzzle de The New Yorker usa su portada como imagen para jugar.

El puzzle de The New Yorker usa su portada como imagen para jugar.

Otros medios que optan por ofrecer “tiempo libre” a sus usuarios son aquellos que buscan otras formas de interacción, como es el caso de la “Trivia” de Emol en Chile o la “Pregunta del Día” de El Tiempo en Colombia.

Por último, no faltan los juegos propiamente tales, como en el caso de Los Angeles Times y El País, ambos con buenas versiones de Sudoku, por ejemplo.

Para resumir, es claro que los juegos deben ser un factor que no se debe dejar de lado porque lo que se busca en estos días cuando se trabaja en contenidos digitales, es atraer la atención y luego el tiempo de los usuarios. Gracias a esa cualidad, será posible contar con una oferta permanente a la comunidad que participe y transformarlos en quienes van invitando a sus amigos y a los amigos de ellos a participar. ¿Ya adivinan quién lo hizo así? Sí, Facebook. Ya vemos cómo le ha ido.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*