La portería del edificio del The New York Times en la 8th Avenue en Nueva York, EE.UU. (Foto de Paula Camus A.).

La portería del edificio del The New York Times en la 8th Avenue en Nueva York, EE.UU. (Foto de Paula Camus A.).

Debo reconocer que he estado dándole muchas vueltas al tema de los diarios pagados, a raíz del anuncio del The New York Times, de que comienza con su sistema de cobros por visitas desde el 28-M para todo el mundo.

Aunque este diario hace concesiones a quienes llegan desde buscadores y otros espacios, la idea es que no se puedan leer más de 20 artículos mensuales de manera gratuita. Hay varias formas de darle una vuelta y evitar el “peaje“, pero ya ha surgido algún debate ético al respecto. Por ejemplo, se dice que también es posible leer el diario gratis, robándoselo de un quiosco.

Me interesa mucho el tema, principalmente porque creo que a futuro todo será de esta manera, es decir, pagando por contenido premium y recibiendo el contenido de menor valor, en forma gratuita. Por ejemplo, las actualizaciones de lo que pasa, será sin costo; el análisis de parte de “nombres” reconocidos o las entrevistas exclusivas, naturalmente serán pagadas.

El problema que tengo ahora surge a raíz de un artículo que leí en Harvard Business Review donde se plantea una mirada económica del asunto: si tengo sólo 20 artículos gratis para leer, ¿cuándo valdrá la pena usar una de esas 20 posibilidades de lectura? Es decir, leo ahora y ¿me pierdo algo mejor a futuro? Reconozco que lo pienso dos veces antes de un click.

Sin embargo, más allá de estas “preocupaciones”, he avanzado en ideas. Propias y revisando otras, ajenas. Dentro de las mías, me parece que un sistema de suscripción interesante, sería uno que te diera créditos por participar. Es decir, comienzas el mes con 20 artículos gratis y el diario te regala uno más, por cada vez que una opinión tuya sea moderada positivamente por el diario y publicada en el artículo; o también por cada enlace entrante de un post que hable de algún artículo; o por darle un like desde Facebook.

Creo que sería muy adecuado que formar parte de la comunidad y tener participación en ella, vale decir, entregarle contenidos al medio (que lo hacen más interesante de leer) recibiera un pago. No soy el único que está considerando esto, por supuesto; sugiero leer la columna de David Cohn que avanza sobre este tema e incluso sugiere cómo pagarle a la comunidad que participa.

Tiempos interesantes estos, los que nos ha tocado vivir. Mejores lo que vienen, sin duda…

3 Comentarios

  1. Escrito 4 abril 2011 a las 10:58 | Enlace permanente

    El modelo es muy parecido a la mecánica de juego, un ejemplo de esto es Foursquare

  2. Daniela
    Escrito 5 abril 2011 a las 8:26 | Enlace permanente

    Mmmm…la verdad no estoy nada de acuerdo en pagar por leer noticias, me parece un poco arriesgado hablo de más allá de los negocios y utilidades; hablo más bien desde el servicio público que debe ser tener acceso a noticias de calidad. Se ve cotidianamente en las noticias de los canales públicos y por ejemplo TVN cable o UC cable la calidad de la información de la televisión abierta deja mucho que desear. Te habla una persona que no tiene posibilidad de pagar por cable, menos por leer noticias pagadas, no me gusta nada la idea; aunque reconozco que ya estamos pisando ese terreno, algo s epodrá hacer, El Mercurio al parecer va derecho para allá ver enlace

    http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2010/12/22/la-apuesta-digital-de-cristian-edwards-que-remece-a-el-mercurio/

  3. Fernando
    Escrito 5 abril 2011 a las 12:00 | Enlace permanente

    La apuesta de pagar por contenido “premium” parte del supuesto de que el diario es un gran referente, tiene opinión en extremo valiosa, y que por ello la audiencia estará dispuesta a pagar por ese valor agregado. El problema es que los medios tradicionales están pasando a ser uno de varios, no los principales, generadores de opinión, y la idea es que esa tendencia se acentúe. La blogósfera es más rica en voces con diversas opiniones, muchas mucho más fundamentadas que las que aparecen en la prensa “reconocida”, y a la cual se accede gratuitamente; también se da el hecho que la prensa tradicional publica sus noticias pero no permite feedback, réplicas ni comentarios, ya que es común que un comentario supuestamente bien elaborado, sea destrozado por comentaristas que incluso manejan mejor el tema que el autor del post. Por ello, en lo personal, no estoy dispuesto a pagar por contenidos, ya que hay disponibles contenidos de mejor calidad, de libre acceso, y al que se puede replicar en forma libre también.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*