Tengo teléfono nuevo

Faltaba contarlo aquí y por eso lo estoy haciendo.

Los alumnos a los que he hecho clases de arquitectura de información y usabilidad durante el último año, me han visto hacer un mea culpa: trabajo mucho en contenidos digitales, pero hasta hace unos días, no tenía un celular digno de tal desempeño.

Logotipo del sistema operativo Android de Google.

Logotipo del sistema operativo Android de Google.

La novedad es que tras mucho pensarlo, compré un celular con sistema operativo Android y me sumé a la gente que tiene la mala costumbre de revisar su pantalla, mientras simula conversar con quienes lo rodean. Lo que criticaba, me está ocurriendo.

El cambio ha dejado otros aspectos negativos, que eran los que me habían llevado a posponer la compra: la batería del antiguo duraba una semana, mientras que la del nuevo, sólo un día; la calidad del audio y de la recepción de llamadas del antiguo era excelente, y la del actual, sólo regular… y así otras cosas más, como una cuenta más cara.

Entonces, qué justificó el cambio? En una línea, la experiencia de uso.

El mundo en el que estamos viviendo es móvil, ocurre mientras pasan las horas y requiere respuestas del mismo nivel, es decir, mientras estás en el camino. Dado eso, la conexión a la red debe ocurrir donde estés y no sólo en el computador del escritorio que espera en la oficina. Lo cual lleva a un tema adicional, que es el hecho de que gracias a su presencia y al uso que se da a este acceso, la información que se consigue por esta vía está comenzando a formar parte de la conversación de las personas. Ya no sólo se intercambian datos, sino que celular mediante, se hacen afirmaciones más concretas, se apoyan decisiones y se entrega información más completa, justo en el momento y -más importante aún-, en el lugar en que se necesita.

¿Llevará esto a mejores negocios? ¿Más oportunidades de conexión entre temas que antes parecían ajenos? ¿Más rapidez y exactitud en la toma de decisiones?

Aunque suelo ser optimista respecto de la adopción de tecnologías y no siempre la realidad me da la razón, quiero creer que sí.

10 Comentarios

  1. Escrito 8 julio 2011 a las 0:23 | Enlace permanente

    Muy bueno el artículo, a mí me paso algo similar, aunque mi primer smartphone fue una Blackberry, pero desde ese momento hace como 5 años atrás no he podido desconectarme. Pase también por un Iphone y actualmente tengo mi Samsung Galaxy con Android.

  2. Claudia
    Escrito 8 julio 2011 a las 11:30 | Enlace permanente

    100% de entendimiento con este post. Detesto a las personas pegadas a la pantalla del cel, reuniones con personas que sólo están escribiendo sin prestar atención, porque además no puedes hacer dos cosas a la vez. Pero asumí seguir sin depender del celular pero no quedarme abajo del avance y uso de la tecnología. Eso sí, sigo desconecándome del mundo los fines de semana.
    Suerte con la coenctividad.

  3. Juan Carlos Camus
    Escrito 8 julio 2011 a las 13:28 | Enlace permanente

    Muchas gracias por el comentario, claramente estamos en otro escenario. Habrá que aprender a ser bien educados en él también.

  4. Juan Carlos Camus
    Escrito 8 julio 2011 a las 13:29 | Enlace permanente

    Tengo el mismo, la experiencia hasta ahora ha sido muy buena :-)

  5. Cristobal mamzano
    Escrito 11 julio 2011 a las 12:41 | Enlace permanente

    muy buen artículo. Yo tengo un Nokia n8 y me a llevado a estar siempre conectado y respondiendo al instante e tenido reuniones y todos escuchando y metidos en el cel anotando revisando correos en redes sociales. Es la nueva generación donde todos quieren saber y estar informados al instante. No se Si será bueno o malo pero ya estamos viviendo está realidad

  6. Alejandro Pino
    Escrito 19 julio 2011 a las 10:53 | Enlace permanente

    Es posible que al navegar con su nuevo teléfono se de cuenta que podría darle una manito de gato al código de usando.info, o tal vez no lo vea porque pasó de andar a pie a navegar en un JET.
    Estaré atento a su experirncia supersónica.
    En mi experiencia la única aplicación que ha generado diferencia cualitativa entre mis teléfonos móviles y que me a permitido tomar desiciones más exactas, ha sido el acceso a Google Maps.

  7. Patricio Pastor
    Escrito 21 julio 2011 a las 16:41 | Enlace permanente

    Al fin ves la luz, Ja!!
    Yo trato de cultivar la costumbre de dar tono ocupado si me llaman en plena conversación con otra persona. La gente adoptó la vieja costumbre de que si te llamaban por celular, “con lo caro que cuesta la llamada” debía ser importante, pero hoy eso no es así e igual contestan.

  8. Escrito 26 julio 2011 a las 23:37 | Enlace permanente

    La verdad es que creo que se está haciendo una adicción a estos dispotivos móviles, hace unos años si mi movil se le terminaba la pila lo máximo que pasaba era que tenia unos cuantos correo en mi inbox de la contestadora. Pero ahora tengo muchos correos, twitters de amigos, comentarios en Facebook, mensajes offline de mi msn… uuuuffff tando más tiempo en ponerme al corriente en todo solo por no tener pila U_U

    Poco a poco no estamos haciendo dependientes de estos aparatitos.

    Espero no caer tanto en la adicción.

    Besos y felicidades por tu nuevo movil.!

    Tania Flores

  9. Escrito 28 julio 2011 a las 10:10 | Enlace permanente

    También he estado probando con un Samsung Galaxy Tab con Android, es un poco más que un teléfono y un poco menos que un iPad, aunque hace gran parte de lo que hacen los otros dos. Comparando con iOS, Android 2.2 me parece aún un poco como Windows en relación a Mac, vale decir una versión menos refinada o “menos de lo mismo” dirían los más detractores, pero más hackeable.

    La movilidad es cada vez más importante, y poder andar con un aparato que hace de todo y cabe en un bolsillo definitivamente tiene gran valor. Además, a estos dispositivos se les puede parear un teclado bluetooth, y son muy pocos los casos en que para tareas diarias de e-mail y plataformas sociales me hace falta más que eso.

    En temas de audio, la experiencia variará de un aparato a otro. Probé primero un teléfono de bajo costo con Android y el audio era inusable. Con el Galaxy en cambio es excelente.

    Otra gracia es la integración: tener un dispositivo que tiene sintonizador de TV y que también puede mostrar video de YouTube, YouStream y apps como Al Jazeera es una interesante manera de vivir físicamente la convergencia. Quizás un teléfono con pantalla más pequeña ello no aplique tanto a la TV, pero si a la radio, donde TuneIn Radio y la radio FM hará que las emisoras locales y online compitan una a una. Fundamental eso si tener un plan ilimitado de datos.

    Lo cual me lleva a lo más crítico: en el país se ve que la relación precio/calidad de la conectividad móvil todavía es un poco desfavorable, y un aparato de estos sin conexión es mucho, mucho menos útil, así que ese es un tema en el cual poner tanta atención como en el sistema operativo y el hardware; la conectividad es una variable crítica de la experiencia de uso.

  10. Escrito 6 octubre 2015 a las 15:46 | Enlace permanente

    Yo tampoco apoyaba esta tendencia al principio pero la verdad es que facilita muchas tareas diarias, en especial a los que nos dedicamos a al mundo de la información. ¿Renovarse o morir no?

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*