No es muy público ni ha llegado a los grandes titulares, pero para quienes trabajamos en contenidos digitales es una de las noticias importantes: Google apostó por lo semántico.

La nota en la que se anunció formalmente apareció en The Wall Street Journal hace un mes, incluyendo las declaraciones de Amit Singhal, uno de los científicos de Google dedicados a la búsqueda.

Allí plantea que se vienen años diferentes para su propio buscador, ya que además de mostrar resultados tal como lo hace ahora, debe establecer relaciones entre las páginas que se destacan, hasta llegar a un momento en que responda tal como una persona. Es decir, y tal como se plantea en esa nota de prensa:

Para una pregunta compleja tal como “¿cuáles son los 10 lagos más grandes de California?” Google podría entregar una respuesta en lugar de sólo mostrar enlaces hacia otros sitios.

Esto significa varias cosas, entre las cuales aparece la idea de que hay una máquina que entiende el significado los contenidos, más allá de que sólo se da cuenta de las palabras que ellos incluyen, como es en la actualidad. De allí que a esto se le llame “semántico”.

Como la publicación en WSJ es un anuncio concreto de lo que viene, ya hay muchos que se están preparando, ya que si bien es algo que va a tomar tiempo para que se concrete, es claro que Google (y los demás buscadores) seguirán indexando sitios y que, cada vez, buscarán más datos. Ya no sólo los que se muestran en el sitio, sino también los metadatos, que son aquellos que dan contexto a la información que se ofrece.

Entonces, si uno se dedica a crear contenidos digitales, cuáles son las tareas que aparecen y de qué nuevas hay que preocuparse? Acá enumeramos algunas:

  • Fin al SEO como lo conocemos: ya no serán tan relevantes las estrategias de mejoras de páginas tradicionales para subir en los buscadores, ya que éstos se fijarán en el contenido, más que en la forma. Habrá que darle más énfasis al contenido.
  • Contenido de calidad: lo que se buscará a futuro es contenido que efectivamente dé respuestas a lo que la gente busca. Por ello, habrá que tener un foco más puesto en la calidad que en la cantidad, ya que éso andarán buscando los robots que indexan.
  • Google’s Knowledge Graph: esta es una base de relaciones entre elementos que Google adquirió junto con la empresa Freebase y se asume que será la base desde la cual, a partir de ahora, establecerá cuáles son los sitios mejor relacionados, para determinados contenidos. Entender cómo opera, ayudará a saber lo que viene.
  • Aprender de web semántica: una forma de hacerlo, es mirar las presentaciones que ha hecho Claudio Gutiérrez, profesor de la U. de Chile y uno de los más avanzados en el tema en el país. Asimismo, leer los posts de Álvaro Graves, en los que explica qué hacer con linked data.

3 Comentarios

  1. Isabel
    Escrito 20 abril 2012 a las 17:39 | Enlace permanente

    Tanto tiempo estimado. Esto me despierta esperanza respecto al tema XBRL que al parecer ha estado “bajo perfil” (si es que algo avanza en Chile). Apenas lo usé pensé que iría por el lado semántico, ahora ya no estoy trabajando en eso, pero en tu opinion ¿crees que se podrìa integrar a las diversas iniciativas de desarrollo de sistemas semanticos?

    Saludos,

  2. Juan Carlos Camus
    Escrito 22 abril 2012 a las 22:48 | Enlace permanente

    Hola Isabel, tanto tiempo. Sí, creo que los sistemas basados en datos semánticos serán la forma normal de trabajo. Costará que se acepte, pero en breve será lo habitual porque los software funcionarán de esa manera.

  3. Escrito 18 mayo 2012 a las 9:43 | Enlace permanente

    Es lógico que los contenidos de calidad imperen en un futuro, al menos en páginas más avanzadas. Pero creo que las previsiones pueden alargarse un poco, si no es que gigantescas bases de datos, como puede ser Google en este momento, “limpien” sus memorias de almacenamiento sin utilidad. Tened en cuenta que en cualquier búsqueda que pueda hacer hoy mismo, el 60% de los resultados no se acerca ni por asomo a mis intenciones. Imaginad el espacio libre que quedaría.
    Por otra parte, como todos sabemos, las grandes enciclopedias de la historia nunca han llevado publicidad alguna, sino que siempre han tenido un coste. Eso le espera a la web 3.0.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*