Bueno, decir “en guerra” suena un poco violento. En realidad debería decir que está creciendo el conflicto entre los ususarios y los productos digitales que emplean, debido a que las interfaces (es decir, las pantallas con los comandos de trabajo) han cambiado y ha aumentado la dificultad de uso.

Esto que comenzó como algo personal al mudarme de versión en mi sistema operativo (regularmente utilizo Ubuntu), coincidió con la mirada de un amigo, a quien le incomodó tanto el cambio, que prefirió cortar por lo sano y se pasó hacia MacOS. Computador incluido, claro está. Yo no soy tan radical, pero sigo pasando rabias porque los controles no funcionan como espero que lo hagan o porque tengo que adivinar dónde poner la flechita del mouse para cambiar el tamaño de una ventana.

A esto se unió al reclamo de más usuarios con otros sistemas. Por ejemplo, lo complejo que se volvió Office de Microsoft con la última versión. Aunque sigo creyendo que Word 1.1 (circa 1991) tenía todo lo necesario y no deberían haberlo tocado más, sé que es una posición un tanto extrema. Sin embargo, lo que han hecho con el pobre software ya no resiste comentario. Yo diría una sola cosa: ¡déjenlo tranquilo!

El problema de las interfaces lo vivimos los usuarios que aprendimos a hacer algo y luego, tenemos que volver atrás y aprender de nuevo. Toda la eficiencia ganada, se pierde de un plumazo.

El caso Bloomberg

El terminal del sistema Bloomberg de noticias económicas

El terminal del sistema Bloomberg de noticias económicas

Esto que les cuento lo sentí reforzado esta semana al leer el postJust Don’t Make It Annoying“, donde se cuenta el caso de la pantalla del sistema Bloomberg de noticias especializadas del área económica.

Allí se planteaba que en el año 2007 la empresa IDEO, una de las grandes en diseño de experiencia de usuario en el mundo, se dio a la tarea de rediseñar esa pantalla para hacerla usable. Pero fue rechazado.

La explicación llega en el propio post (con mi traducción):

Cuando el usuario se acostumbra a una interface como ésta, no querrán que se la cambien. No se gana nada con hacerlo. Sí, la curva de aprendizaje puede ser mejorada, pero a los usuarios existentes no les preocupa y el rediseño simplemente les significará más trabajo. Estoy seguro que el terminal de Bloomberg puede ser mejor, pero la solución actual, aunque no es bonita, realmente funciona. Los ejecutivos sólo quieren la información, con la menor fricción posible para acceder a ella, y esto es exactamente lo que una interfaz como ésta les ofrece. Una buena interfaz trabaja para el usuario apartándose de su camino, no invitándolo a más interacción”.

Creo que no hay más que decir. Seguiré pensando en si me cambio de S.O. y peleando con con el que uso.

2 Comentarios

  1. Escrito 3 diciembre 2012 a las 9:24 | Enlace permanente

    Bueno, la gracia de usar Software libre, es precisamente esa.
    Ya que en Linux el SO no va amarrado del entorno gráfico.

    Personalmente me gusta “Unity” que es la que está ahora por defecto en ubuntu (bueno, un par de ajustes…) , pero también está la clásica interfaz con Gnome (https://wiki.ubuntu.com/UbuntuGNOME), con KDE (http://www.kubuntu.org/) o la más liviana LXDE (http://lubuntu.net/)
    En fin, hay para todos los gustos.

    Saludos

  2. Escrito 5 diciembre 2012 a las 9:16 | Enlace permanente

    Esto me recordó el tema de Windows 8 y el supuesto fracaso de su nueva interfaz. El problema es que Microsoft siempre tuvo una visión incremental de la usabilidad para no irritar a sus usuarios en cada upgrade de SO o de Office. Pero los nuevos dispositivos son un paradigma distinto, son móviles, táctiles, etc. Y para eso una mentalidad incremental no es necesariamente el mejor approach cuando ya hay un parque de dispositivos que han creado nuevos paradigmas como IOS y Android. Eso lo sabía bien Steve Jobs, como dicen en Cnet y que coincide con este punto: “The problem with watching people try any product that’s undergone a significant change is that they will struggle. It’s human nature. We’ll always be more comfortable with something that’s familiar. Jobs understood that, which is why he put so little stock in market research. That’s why the notion that users should be able to grasp the new Windows interface right away is a recipe for incrementalism”.

    Why Jakob Nielsen’s Windows 8 critique is old-school thinking http://cnet.co/Qa5OV1

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*