Como habitualmente me pasa, me quedo pensando bastante tiempo en las cosas que veo, antes de hablar/escribir al respecto.

Esta vez me pasó que busqué algo en Google y el resultado me impresionó. Estaba detrás de información de Los Lakers, un equipo de la liga NBA de EE.UU., y mi búsqueda era acerca de Pau Gasol. Al llegar a la página de resultados, apareció en la zona de la derecha los datos provenientes de Wikipedia y bajo estos lo que me llamó la atencion: oferta de contenidos relacionados.

¿Quiénes estaban allí? Los colegas basquetbolistas de Pau. Al clikear sobre uno de ellos, esa zona se transformó en un elemento de navegación en la parte superior de la página de resultados. Es decir, la zona de relacionados, se tomó la navegación.

La imagen muestra la página de resultados de Google con contenidos relacionados

Página de resultados de Google con contenidos relacionados

Aparte de que me llama la atención lo central que se está haciendo Google en la producción de contenidos (ya no es el que te envía hacia quienes los crean), me interesó el hecho de que el buscador esté haciendo ofertas que tienen que ver con relacionar objetos de información.

Lo que parece obvio en otras industrias (por ejemplo, cuando Amazon ofrece otros productos que podrían ser de interés dependiendo de lo que uno haya visitado previamente), es usado en este caso para ofrecer nuevas posibilidades de información. Vale decir, se avanza hacia una experiencia de usuario más interesante para quien navega.

Una señal interesante que genera un par de alertas acerca de las tareas que deberían abordar los medios de comunicación, que son los productores naturales de contenidos pero que hasta ahora sólo se dedican a la noticia por separado. Su camino natural debería ser crear capacidades de generación de relaciones automáticas, basadas en contenido sin intervención directa de los redactores. Pero para eso, aún falta.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*