La compra del diario The Washington Post por parte de Jeff Bezos, el dueño de Amazon.com, ha levantado una serie de interrogantes acerca tanto de la operación, el precio, la oportunidad, como acerca del futuro de ese medio.

Sin dejar éstas de lado, me gustaría abordar la que me parece más cercana, cuál es la del papel de los medios en un mundo que apostó por lo digital.

Mirando una imagen publicada por la BBC en un artículo referido al tema, se puede ver la comparación entre el precio pagado por la empresa que incluye este diario y el valor que se ha pagado por sitios web y aplicaciones que por estos días aparecen con valores que exceden en varias veces los US$ 250 millones que desembolsó Bezos por el diario (el segundo en importancia en Estados Unidos).

La imagen de BBC que compara los precios de compra del diario y diferentes sitios y aplicaciones web.

La imagen de BBC que compara los precios de compra del diario y diferentes sitios y aplicaciones web.

Como se puede apreciar, hay una clara apuesta de los inversionistas por lo digital ya que están poniendo sus dólares en aquello en lo que creen que habrá retorno claro. Y, si me perdonan la extensión, esto lo hacen porque creen que la empresa en la que están invirtiendo tiene futuro.

Siguiendo en esta línea, también estas cifras dejan en claro, que por el contrario, se asume que un diario no tiene tan claro su futuro. Porque, hay que decirlo, no es el único diario que se ha venido en Estados Unidos en las últimas semanas: The Boston Globe fue vendido en 70 millones por sus dueños, que lo habían comprado hace dos décadas por 1.100 millones de dólares.

¿Qué pasa con los diarios?

Si bien hoy están de modas las redes sociales gracias a su capacidad de relacionar en forma simple a las personas, podríamos decir que los diarios fueron -antes del arribo de lo digital- los primeros conectores entre las personas. Por un lado por su capacidad de poner en común aquellos temas que interesaban a todos (las noticias) y también, por permitir ayudar a realizar negocios entre ellos, destacando las oportunidades comerciales posibles (publicidad).

Entonces ¿qué pasó que de pronto dejaron de cumplir esa tarea?

A mi juicio, eso no dejó de ocurrir, sino que probablemente se mantuvo tal como era e incluso, gracias a la tecnología, con mejores prestaciones cada vez.

Sin embargo, lo que sí ocurrió es que lo que antes se conocía como la audencia “cautiva”, se liberó. Encontró nuevas formas de informarse y de hacer los negocios que les interesaban. La gente cambió porque sus intereses, que siempre habían sido diversos, encontraron nuevas formas de nutrirse de la información que requerían.

Los diarios siguieron como siempre, con la misma receta y por lo mismo, interesando cada vez a menos lectores.

El tema da para mucho más, pero dejemos enunciado lo que hay que revisar: ¿tienen futuro los diarios de papel? Mi respuesta es que no tal como están; no es que vayan a desaparecer, sino que languidecerán mientras no se transforman en algo que eran, pero con los cambios mencionado han perdido: ser conectores sociales.

El futuro será diferente sólo si hacen cosas distintas. Por eso es interesante lo que escribió Bezos en una carta publicada por el WP el día de la adquisición: “Necesitaremos inventar, lo que significa que tendremos que experimentar”.

2 Comentarios

  1. Escrito 7 agosto 2013 a las 14:49 | Enlace permanente

    En esta misma línea, es súper interesante ver lo que está haciendo Biobiochile.cl. Christián Leal supo capitalizar el ADN de su nave nodriza (LA radio) para ocupar un espacio importante en el online, justamente conectándose con sus audiencias y nuevos usuarios, aprovechando las redes sociales. Una radio “de regiones” está ganándole a los primeros que llegaron a la cancha digital. Claramente el factor “conectores sociales” es un ingrediente de su receta.

  2. Escrito 16 agosto 2013 a las 9:50 | Enlace permanente

    No pude dejar pasar tus comentarios.

    Creo, que hay que aclarar que lo que se conoce como un diario tiene que desaparecer. Podrán aparecer formatos de medios asociados a la idea que teníamos, pero, sustancialmente distintos.

    El modelo de negocio desapareció. Hoy por hoy, la información es infinita y hay infinitas maneras de acceder a ella. Pensemos que un buscador como Google nos permite encontrar los productos que requerimos, haciendo irrelevante al anuncio, o casi irrelevante.

    El casi es importante, los que viven de un periódico no sobreviven con un “casi”.

    Con un “casi” la calidad de la información se deteriora, -ya no hay para pagar los sueldos, ni servicios, ni quien lo haga.

    Luego, los cabros chicos no están ni ahí con comprar el periódico –yo me incluyo en eso de los cabros chicos.

    El celular… es como el supermercado. Es más bonito que el almacén, y hay de todo, hasta facebook. Yo siempre voy a cargar conmigo mi celular, es imposible concebir no estar conectado con los demás.

    Además, las noticias en mi celular son instantáneas, capaz que hasta me las twiteen, –no tengo que esperar a mañana.

    Hasta el momento, la oferta del periódico vale hongo, el impreso no puede competir con el celular. La caída de la circulación lo confirma. Hace un par de anos quebraron 100 periódicos en un ano –ya no llevo la cuenta.

    Entonces también esta la cuestión de quien hace los cambios.

    Al interior de la industria, se demoraron demasiado en darse cuenta de lo que ocurría, y creo que aun hay muchos mas que todavía andan como gallinas sin cabeza, y quedan unos pocos que oponen resistencia.

    Cuantos periodistas dialogan con sus lectores? El único que se me viene a la cabeza es el “chacotero sentimental”. Hoy por hoy, la tecnología permite una comunicación bidireccional, que es mucho mas enriquecedora que la otra. Prueba de ello, este blog.

    No es fácil, si no casi imposible, que los cambios vengan de adentro.

    Pero, con Bezos o sin besos, lo que viene es muy distinto, –no se lo puede llamar periódico ni diario, Si hasta el nombre es inapropiado para un proceso continuo, inmediato, instantáneo, del toma y recibe de información.

    En fin, todo cambia.
    Nos queda la nostalgia.
    Uno que se quedó en el casi.

2 Trackbacks

  1. […] Artículo de Juan Carlos Camus: “¿Cuál es el futuro de los diarios?” […]

  2. Por Historia y lecciones de una venta ícono - Hola Medios en 20 noviembre 2014 a las 19:17

    […] Artículo de Juan Carlos Camus: “¿Cuál es el futuro de los diarios?” […]

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*