La pregunta del título surge luego de ver un sitio dedicado precisamente a este tema: Should I use a carousel? (¿Debería usar un carrusel?)

Claramente el sitio tiene un punto de vista concreto: No. La razón no es otra que al usar una serie de imágenes que se van superponiendo una encima de otra, distraen al usuario y dejan que los contenidos que se ofrecen, fuera de la vista y la atención del usuario.

Teniendo eso en cuenta, comencé a buscar más evidencia en torno a esta percepción que el ojo experto parece ratificar. Me interesaba ver si había números que ratificaran la idea. Cabe señalar que este tema fue discutido ampliamente el año pasado (los enlaces que siguen son de esa época), aunque para mí, el tema llegó en estos meses, cuando en un proyecto tuve que enfrentar la inevitable petición de “poner algo más interesante” en la portada de un sitio.

Uno de los primeros estudios que encontré fue el de Nielsen-Norman Group que usó el sitio de un fabricante de electrodomésticos para hacer un test de usuario, en el que le pidieron a una persona verificar si había alguna poferta para comprar lavadoras. El resultado mostró que la persona no pudo encontrar la oferta (que estaba destacada gráficamente y con letra grande) sólo porque ésta se movía como parte de un carrousel. Es decir, no llegó a verla.

Desde otra perspectiva, Erik Runyon, que es Director de Web Communications y desarrollador del sitio web de la Universidad de Notre Dame, usó los datos de la portada de dicho sitio para saber el comportamiento de la información que aparecía en el carrousel. En el post que escribe al respecto muestra que sólo la primera posición de un carrousel recibe clicks; las siguientes, son virtualmente ignoradas.

De hecho plantea que con 3.7 millones de visitas al sitio, el porcentaje de usuarios que siguió uno de los enlaces ofrecidos en el carrousel fue de 1,07%. Y de ese número, el 89.1% clickeó la primera posición, mientras que la segunda posición recibió un 3,1% de los cliks; la tercera, 2.4%; la cuarta 2.8% y la última, 2.6%. Vale decir, rendimientos decrecientes.

Por último está la mirada de Peep Laja de ConversionXL.com, quien entrega interesantes argumentos para arribar a una sola conclusión:

Si puedes, evítalos. No sigas la moda (pasará), en lugar de eso, sigue el dinero. ¿Qué hacer en su lugar? Usar imágenes estáticas o desplegar el contenido que las personas vienen a buscar al sitio.

Por último, si no queda otra más que usarlos, Brad Frost entrega consejos de cómo hacerlo mejor. Vale la pena leerlos.

2 Comentarios

  1. Escrito 22 octubre 2014 a las 19:49 | Enlace permanente

    Algo importante que nomencionas es que usualmente los carruseles no son accesibles para quienes usamos lectores de pantallas por tener discapacidad visual.

  2. Escrito 23 octubre 2014 a las 6:59 | Enlace permanente

    Totalmente de acuerdo y tienes la razón de que no lo incluí como un elemento relevante. Trabajaré en un post que lo aborde adecuadamente. Gracias!

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*