Desde hace un rato he venido repitiendo en clases algo parecido a lo que está en el título de este post. Se refiere no a temas de partidos, sino a la capacidad que tiene un espacio digital de hacer una selección de palabras, primero, y luego de acciones que faciliten al usuario recibir información, tomar decisiones y finalmente, llevarlas a cabo. En este sentido, un sitio web puede facilitar la presentación de una realidad determinada y luego hacer actuar en este sentido a los participantes en ella.

Revisando si había escrito sobre el tema, recordé una frase que Rosenfeld dijo a su paso por Santiago hace un tiempo:

…la “Arquitectura de Información es como la cola que mueve al perro”. Se refiere con esto al hecho cierto de que la Arquitectura de Información obliga a cualquier empresa u organización a plantearse seriamente su presencia en el web y a incluirla dentro de parámetros muy concretos que sean coherentes con la forma de trabajo que ésta tenga. Por supuesto, al plantearse el trabajo de la empresa en esos términos, muchas veces se descubrirá que tal marco no existe y que en realidad la empresa está en el mercado y vende, sólo porque sus dueños son muy activos o tiene buenos vendedores y productos. Pero no hay elementos que la trasciendan. Por lo mismo, es el trabajo del AI, el que obliga a plantearse el punto y resolverlo.

En una clase reciente que hice acerca del uso de Card sorting y otras herramientas relacionadas con la organización de contenidos, comenzamos viendo un caso simple que era el de definir cómo sería un sitio para una cafetería y librería. Sin embargo, a medida que fuimos revisando la audiencia y sus necesidades, terminamos armando la estrategia de un espacio que sirviera como segunda oficina para profesionales del ámbito jurídico, con un sistema de encargos y varios elementos parecidos. Vale decir, desde un sitio que sería algo simple, pasamos a definir una visión más la misión correspondiente. En la imagen siguiente se aprecia parte del trabajo que hicimos.

Pizarra blanca con el ejemplo de uso de card sorting en una clase

Ejemplo de uso de card sorting en una clase

En resumen, la organización de la información y las acciones y formas de presentarlas y ofrecerlas, ayudan a generar un espacio de interacción y configuran la experiencia que se desea entregar, haciendo que la web que se crea de esta manera se transforme en una herramienta. Que en la medida que sea bien gestionada, permita crear una nueva realidad.

Como una cosa lleva siempre a otra, a propósito de esto me quedé mirando la publicación que salió hace algunos días, del “pequeño libro rojo” que le entregan a cada nuevo empleado de Facebook. Aunque muestran sólo algunas de sus páginas, me gustó lo que se dice en ésta en particular:

Imagen de una de las páginas del libro rojo de Facebook

Imagen de una de las páginas del libro rojo de Facebook

En español sería algo así como “cambiar la forma en que la gente se comunica, siempre cambiará el mundo”. O sea, algo así como el título de este post. Hasta allí mi clase.

 

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*