Con la llegada de los íconos de las emociones a Facebook, pareciera ser que se completa algo que siempre se echó de menos: la posibilidad de que algo no me guste en esa red social. Ahora tenemos mucho más que eso, es decir, una serie de emociones para ser expresadas:

Todas las emociones de Facebook en una barra

Todas las emociones de Facebook en una barra

Me interesa esta evolución porque de alguna manera, a partir de estos estados intermedios entre lo que amo y odio, se pueden generar filtros interesantes para saber qué ofrecer a quien ha estado usándolos para determinar lo bueno y malo de lo que ve publicado en su muro. Es decir, con los votos que vaya haciendo irá ofreciendo datos valioso sobre qué más se le puede mostrar y gracias a eso, la red social tendrá más datos acerca de qué cosas le será de interés más adelante.

Toda una lección que quienes hacen contenidos digitales debería estar aprendiendo.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*