Pregúntale al diario

Este jueves 6 se presentará oficialmente Google Home en el Reino Unido. El precio es de £129 según anuncia el sitio oficial y a cambio el usuario recibirá múltiples servicios, incluyendo, entre varios otros, las noticias de algunos de los más populares medios del país, incluyendo desde  BBC hasta The Guardian.

Si no has tenido la oportunidad de verlo, Google Home es una máquina que funciona como un parlante / micrófono, que tiene la capacidad de escuchar y entender lo que una persona dice y responderle usando lo que Google ha acumulado de conocimientos a partir de lo que sus usuarios preguntan y su motor de búsqueda responde. La gracia es que no hay que teclear nada, sólo hay que hablar y el dispositivo responde.

Con esto, Google se lanza en la carrera internacional por crear mercado para los asistentes digitales de audio, luego que en Estados Unidos no lograra alcanzar al Echo de Amazon (US$ 179), un dispositivo similar pero que tiene en su interior un software llamado Alexa cuyas habilidades (llamadas skills) incluyen tomar pedidos y comprar dentro de ese gran sitio de comercio electrónico (sólo funciona en Estados Unidos, por ahora), pero también tocar música y responder preguntas. También tiene las noticias: por ejemplo, The Guardian desarrolló ese skill para usarlo en el Echo.

Sin embargo, su principal gracia es que Amazon lleva un par de años en su desarrollo y ha seguido una estrategia diferente, lo que le ha permitido tener muchos socios en los cuales poner su software. Así en la última feria CES, que reúne a los principales productores de dispositivos electrónicos cada año en Las Vegas, todos estaban impresionados de la gran cantidad de marcas que estaban usando a Alexa (estaba en autos, refrigeradores, robots y diversos aparatos). Así lo contaron Wired, The Verge y BBC, por dar algunos ejemplos.

Más atrás, pero buscando su espacio en el mismo mercado están por supuesto Microsoft (Cortana), Apple (Siri) y Samsung (tiene su propio intento con Bixby en el S8).

Todo parece apuntar a que lo que sigue es el audio, en particular en situaciones en que el teclado y la pantalla no se pueden utilizar. Por ejemplo, en una conversación para conseguir un dato que la memoria no retiene; en la cocina para recibir instrucciones en la mitad de la preparación de una receta; durante un viaje en auto o al despertar en la mañana y preguntarle al diario: ¿qué pasó anoche?

 

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*