El desarrollo del Discurso del Estado de la Unión en Estados Unidos, realizado anoche por el presidente Donald Trump, me ayudó a ver de qué manera los sitios de los dos medios informativos que sigo con más frecuencia en ese país (NYT y Wapo), pusieron todo su conocimiento y destreza al servicio de cubrir una noticia en vivo.

Para quienes no lo ubican, este es un discurso que el presidente pronuncia en el mes de enero en el Congreso (no tiene fecha fija), para comentar lo que ha hecho, anunciar lo que va a hacer y hacer algunas demostraciones de todo tipo: simpatía, poder, en fin, lo que se le dé con más fuerza.

El discurso de Trump, anoche, por ejemplo, mostró un grupo de políticos muy dividido. Mientras sus partidarios lo vitoreaban de pie, sus opositores lo miraban sentados. Además, la emisión permitió mostrar muchos símbolos: mujeres vestidas de negro, lazos de color en las chaquetas, prendedores especiales. Todo tenía su significado.

Video en vivo

Los medios usaron estrategias similares para seguir el discurso. Video en la portada con el discurso en vivo. El Washington Post agregó un seguimiento en vivo en la etapa previa, para preparar a la audiencia y contar lo que pasaba mientras el salón se iba llenando de invitados. Lo mismo al final, para recibir comentarios de quienes asistieron, en un programa de televisión en vivo con muy buena producción.

Luego, en ambos casos se ofreció un seguimiento del discurso. The New York Times ofreció una página con el video del discurso y los comentarios, minuto a minuto, de un grupo de sus periodistas. En caso de ser necesario, se agregaban enlaces a noticias publicadas por el medio.

Era posible hacer scroll por las notas y en caso de que apareciera un dato nuevo, se indicaba con un destacador al pie de la página (ver imagen).

La imagen muestra una de las páginas del sitio del diario The New York Times

El Discurso de Trump junto a los comentarios de los periodistas en The New York Times.

Por su parte, The Washington Post ofreció una página con el video del discurso en la zona superior, mientras que en una barra a la izquierda, se iban generando datos y anotaciones, que se desplegaban en la zona más amplia de la derecha (ver imagen). Con más datos, pero probablemente, menos cercanía con quien estaba mirando el despliegue.

La imagen muestra una de las páginas del sitio del diario The Washington Post

El Discurso de Trump junto a la información de referencia en The Washington Post.

Durante el transcurso del evento, ambos medios fueron destacando su trabajo de “fact checking” (chequeo de información) para dar cuenta si lo que el gobernante iba mencionando era cierto o falso (o un poco de ambos). Algo que en el gobierno de Trump se ha vuelto muy necesario.

En este sentido y al término del discurso, ambos medios presentaron una transcripción anotada (ver imagen), con el objetivo de dar contexto a lo que el presidente había mencionado.

La imagen muestra una de las páginas del sitio del diario The New York Times

La transcripción del discurso, anotada por los periodistas.

En resumen, ambos medios utilizaron una estrategia similar en la que llamó la atención la gran cantidad de recursos utilizados.

Algunas lecciones

Probablemente, la principal tiene que ver con el equipo de trabajo y la calidad de la producción, lo que finalmente se traduce en recursos disponibles. Muchos elementos disponibles y gran cantidad de profesionales trabajando para poner en pantalla lo que estaba ocurriendo en el Congreso.

La segunda, la necesidad de explicar. En ambos casos, los especialistas de cada medio ofrecieron reacciones rápidas para explicar las frases más relevantes. Algo que se agradece, ya que de lo contrario, muchos de esos párrafos pasarían desapercibidos.

La tercera, la importancia de ofrecer contexto. En ambos casos había elementos preparados de antemano, que se fueron destacando en las publicaciones, a medida que el discurso se desarrollaba. Donde más se notó esto fue en las cuentas de Twitter de ambos medios, que ofrecían enlaces y apoyos de diverso tipo a los comentarios, permitiendo que los interesados en el tema, tuvieran mucho más de lo que se estaba mostrando.

Un buen trabajo y mucho más interesante ver el despliegue de los medios en vivo, durante la una hora y 20 minutos que duró más el tiempo de antes y después del discurso.

¿Y en español?

Actualizo este post al mediodía de hoy, porque me pareció interesante lo que hizo Eduardo Suárez en Univisión, al entregar un discurso anotado en español. Creo que esta es una de las mejores prácticas, ya que ofrece el contexto que se necesita para entender un texto que muchas veces parece casi poético, pero que tiene referentes concretos. Un buen trabajo.

 

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*