El apuro es el peor consejero, especialmente si se trata de desarrollar proyectos informáticos. Con la experiencia que he adquirido en 10 años haciendo este tipo de trabajo, puedo decir con certeza que todo proyecto se atrasará, no importando lo perfecta que se vea la Carta Gantt que marque los plazos.

Dado lo anterior, con el tiempo me he dedicado a recolectar refranes que hablen de la prisa. Partiendo por una que rescata la tradición popular chilena y que fue puesto en las portadas de los diarios hace algún tiempo por Felipe Lamarca, en su calidad de dirigente gremial: “Las prisas pasan, las cagadas quedan”. Se refería a una legislación que a su juicio se estaba sacando en forma apurada y, por lo mismo, sin la prolijidad que un documento que debe durar mucho debería tener.

El problema radica en que los proyectos que involucran sitios web, normalmente llegan hacia su final con la sensación de que queda mucho por corregir y que lo que se ha hecho no cumple con todo aquello se esperaba. ¿Por qué ocurre esto? Porque el desarrollo de web habitualmente es fácil de realizar y todo lo que se propone, es factible de hacerse en un par de horas. Por lo tanto, siempre estará la idea de que si se cuenta con un día más, es posible mejorar en un cien por ciento lo que se ha hecho.

Como hacia el final de todo proyecto, lo que menos queda es tiempo, las decisiones son tomadas a la rápida y con ello se afecta lo que se haya hecho.

Los dichos

Algunos de los dichos populares en torno a la prisa, son los siguientes:

  • Despacio que llevo prisa
  • Despacio voy, porque de prisa estoy
  • Al mal paso darle prisa
  • A gran prisa, gran vagar
  • La prisa se tropieza con sus propios pies
  • Sin prisa, pero sin pausa
  • Date prisa, pero no corras
  • Cuanto más de prisa, más despacio
  • A misa no se va con prisa
  • Quien anda de prisa es el que tropieza
  • El que para mear tiene prisa, acaba de mear en la camisa
  • Cartas que de prisa se escribieron, mil disgustos dieron
  • La prisa está permitida en tres casos: enterrar a los muertos, abrir la casa al extranjero y casar las hijas
  • La prisa es del diablo: Dios trabaja despacio.
  • Quien anda con más prisa, no alcanza a la misa

Un recuerdo y unas moralejas

Dado lo anterior, es interesante tener en cuenta que hay grandes proyectos que siguen en curso, como lo es la construcción de la Catedral de la Sagrada Familia en Barcelona. Esta se encuentra en estado de “proyecto” por varios años, y se sigue construyendo con tranquilidad y sin apuro.

En una reciente entrevista a uno de los encargados de la obra, le hacían la pregunta habitual: ¿Cuándo se acabarán las obras de la Sagrada Família?

-Pues le responderé lo mismo que solía contestar Gaudí: “Mi cliente no tiene prisa”.

Para terminar, recordemos un par de frases generadas en las actuaciones del gran grupo musical argentino “Les Luthiers” que se refieren a la forma de reaccionar cuando los proyectos ya se han quedado sin tiempo.

La primera: “Errar es humano… Pero echarle la culpa a otro es más humano todavía”.

Y la segunda: “No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella”.

Un Comentario

  1. Miguel tapia
    Escrito 15 diciembre 2015 a las 9:56 | Enlace permanente

    Falto este: Las prisas pasan, las cagadas quedan.

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*