Han pasado muchas cosas este mes, más allá de cumplir 54 años, lo que ya ha sido un tema. De allí que de tanto leer y mirar lo que está ocurriendo, pues, he escrito menos.

He pasado algún tiempo leyendo acerca de los diferentes software que se están usando para que redacten informes. Es decir, para que escriban como si fueran personas. Eso fue la consecuencia natural de escribir recientemente acerca de la presentación para desarrolladores de Facebook, el mes pasado, y de investigar con más entusiasmo para mis clases recientes en que hablé de estos temas.

Aunque suena a ciencia ficción (y mis alumnos miran esta realidad, queriendo que así sea), la verdad es que ya están afianzados y por ello me interesa dejarlos registrados acá, para que puedan explorarlos y ver de qué manera se les puede sacar provecho.

  • Software de reportes: hay dos que son de los que más se habla y que ya tienen clientes. Wordsmith de Automated Insights ya está trabajando para Associated Press en la producción de informes de empresas. En tal caso se hace notar en el propio informe, lo que es eliminado en caso de que el documento tenga una edición humana. El otro es Quill de Narrative Science, que en algún tiempo estuvo produciendo contenidos para Forbes (A juzgar por las fechas, ya no).
  • Software de redacción: en las últimas semanas ha habido novedades con este tipo de productos ligados con el campo de la inteligencia artificial. El más sonado es Emma, que ya está comenzando a mostrar resultados como es el caso de este artículo en Financial Times o este análisis de Microsoft.

Hay mucho que ver aún, pero es claro que algo está ocurriendo y por lo tanto es un buen momento para revisarlo con miras a entenderlo.

Una buena forma de partir es el artículo “Did a Human or a Computer Write This?” aparecido en el NYT el año pasado que muestra cómo los límites se están desdibujando.

 

 

 

Escribe un Comentario

Tu correo electrónico nunca será compartido. Los campos requeridos están marcados con *

*
*